Un 40% más de sueldo

Enviado el 27/09/21
– Los lunes de cine 034 –

«Espero que me suban un 40% el sueldo».

Esto decía este fin de semana en la TV un camionero británico ante la escasez de conductores.

Quizá es porque escuchó a su ministro de transporte.

Como buen político, echó balones fuera en lugar de gestionar la crisis.

La culpa es de los empresarios, dijo, «desesperados por tener más conductores europeos que socaven los salarios británicos».

Que, según algunas fuentes, falten 100.000 conductores imposibles de cubrir con la gente local (y menos cuando la pandemia canceló los exámenes para unas 40.000 licencias), y que 20.000 europeos fuesen obligados a abandonar las islas, no tiene nada que ver.

Es posible que los conductores los ponga el ejército, acaba de decir el primer ministro.

En el cine, el camión siempre ha estado asociado a la acción, a tipos duros o a locos al volante (con El diablo sobre ruedas, como grandioso estreno de Spielberg).

Ahora Ken Loach podría narrar una historia en torno a los empleos zarandeados por el resacón del Brexit.

Hablar de las personas que abandonaron el país y de los que quedaron y sufren las consecuencias, sin (en muchos casos) haber mejorado sus condiciones.

Este correo no pretende analizar una realidad compleja desde la barra del teclado.

Sí poner énfasis en una de las principales piedras que nos cierran el camino, o directamente nos aplasta: la falta de escucha, en especial de quienes nos son ajenos.

Me gusta cuando alguien reconoce que vive en una burbuja. Darse cuenta es el primer paso para entender qué ocurre al otro lado.

Como el sociólogo Alexander Betts.

Cuando analizó cómo es que sus compatriotas habían votado a favor del Brexit, descubrió que solo había pasado 4 días de su vida en las áreas de su país que votaron sí. Apenas conocía a esa gente. Como tampoco a quienes no crecieron con Internet, a quienes no viajan, a quienes no tienen su formación ni sus intereses.

Nos pasa a todos, en el ámbito que quieras.

Nos pasa a quienes bebemos del marketing digital y hablamos sin parar de vendehumos. Fuera de nuestro ámbito (algo así como el 99% de la población) nadie tiene ni idea a qué demonios nos referimos tan cansinamente.

Nos pasa en un negocio cuando analizamos el mercado solo con las opiniones de nuestros iguales. O cuando no estamos atentos a los cambios, en especial a los que se originan fuera del mercado pero pueden acabar transformándolo.

Nos pasa cuando no preguntamos y damos las cosas por sentadas.

A la mayoría de los políticos les pasa siempre. Además de una aguja enorme para romper su burbuja, necesitarían un sonotone. Gran mensaje, si vendes audífonos.

te digo que pienses en una serie vista por millones quizá contestes La Casa de papel (por su actualidad), Juego de Tronos o Friends.

Hasta mañana, salud y mucha tinta.

Michel

P. D.: Mi hermano vive en Inglaterra. Deja su empresa por otra. Avisó con meses de antelación. Han sido incapaces de encontrarle un ingeniero sustituto, aún mejorando el salario. Y a esa empresa no irá nadie del ejército a cubrir su plaza.

P. D.: No te puedo garantizar que fuera de nuestras burbujas encontremos las mejores respuestas para tu negocio. Pero sí que preguntaremos y no daremos nada por sentado. El primer paso, en este enlace.


¿Te ha gustado esta pieza? Puedes leer más y apuntarte a la lista de correo de Cronopias, aquí.