Un correo (casi) diario

De Lunes a viernes envío a mi lista un correo fuera del margen sobre copywriting.

Apúntate y conocerás la extraña coincidencia que me llevó detrás de este teclado, y lee textos de 2 minutos conectados con el cine, la música, los libros y las series. Puede que te enganchen. O no. Abajo una muestra y el cajetín de suscripción. 

Suscríbete a la lista de Cronopias

La finalidad es inscribirte a mi lista de correo. Puede que te lleguen noticias mías (casi) a diario sobre copywriting. Me legítimas al marcar la casilla. Por supuesto, cuando quieras podrás darte de baja con un clic o escribirme para hacer lo que te plazca con tus datos. El responsable de cuidarlos como si fueran míos soy yo, Michel Toumi Borges. Mi proveedor de email marketing es ActiveCampaign, acogido al acuerdo de privacidad entre la UE y EE. UU.

Preguntas aún infrecuentes que quizá te hagas

No lo hagas. Tu buzón es algo muy personal y no deberías abrirlo a cualquiera. Salvo que te interese saber, de una forma entretenida, cómo el copywriting puede transformar tus palabras escritas en textos que disparen decisiones. O quieras ser copywriter, conocer el trabajo de otros colegas y acompañarme al teclado.

De lunes a viernes. Eso no es diario. Ya. Pero es coherente con mi idea de que al menos un día a la semana haga un ayuno digital. Podría programar los envíos, pero no te dejaría ayunar a ti (si quieres). El fin de semana siempre puede ser de relectura 😉

Es un programa de entrevistas. La mayoría son habladas dentro de un podcast semanal. Habrá copywriters, consagrados o noveles, de España y de ultramar. También personas que hacen crecer su negocio aplicando las técnicas del copywriting o contratando a copywriters. Aprenderemos de todas ellas, tú y yo. ¿Mucho? ¿Poco? Apúntate a la lista y lo descubriremos juntos.

Claro. En algún momento. Como el panadero que levanta la persiana para vender pan. En cada degustación puede que te invite a que cronopiemos tus textos. Por supuesto, no tendrás que comprar nada y con un solo clic podrás dejar mi obrador cuando te plazca.

A cronopiar tus textos. A ayudarte a que cada una de tus palabras pese y te diferencie. No es un verbo del diccionario. Igual que tu negocio no es uno más en el libro de tu sector. Si cotilleas sobre mí sabrás su origen. O puedes apuntarte a la lista, y averiguarlo poco a poco.

No. No soy mago ni guardián de misterios exclusivos. Y, seamos francos, no sería creíble que alguien en sus comienzos se ponga a pontificar. Lo que sí tendrás es un descuento especial para utilizar una novedosa herramienta de marketing, además de entretenimiento (casi) a diario en tu buzón de correo. Por arriba, en el cajetín.