Podcast. Episodio 008. Entrevista a Ury Penas, programador web y formador

Programa emitido el 26/02/2021


Todas las entrevistas | Puedes escucharlas también en Apple Podcasts | iVoox | Spotify | Google Podcasts | Amazon music y en otras plataformas buscando por «Detrás del teclado» o con este RSS


Introducción

Hoy conversamos con Ury Penas, programador-diseñador web, formador y creador de infoproductos, con más de 500 correos enviados en su lista de correo diario.

Entre risas y anécdotas, nos hablará de:

  • Cómo es la trastienda de su correo diario, su origen, sus técnicas y su éxito. Y lo hará después de escucharse a sí mismo en otra voz.
  • El sencillo secreto (pero poco habitual) para que te ocurran cosas buenas.
  • Cómo fijar tus precios sin mirar sólo tus números.
  • Qué debes hacer si quieres emprender, y cuál debería ser uno de tus primeros (y más importantes) clientes.
  • La enseñanza que hay detrás de una web que no vende (la suya) y unos pies que no saben bailar (los suyos).
  • Su próximo curso de email marketing (no va de escribir correos).
  • Qué sueño tiene al final del camino para dejar de cambiar tiempo por dinero.


Personas y referencias citadas

Copywriters

Otras personas


Para saber más de Ury Penas


Transcripción de la entrevista

Despliega el texto

Michel Toumi: Bon dia, Ury. Buenos días. Bienvenido y gracias por abrirnos una ventana a lo que hay detrás de tu teclado. 

Ury Penas: Hola, buenos días. Encantadísimo de estar aquí, porque has pegado una patada en la puerta y yo ya tenía ganas de hablar contigo. Has salido como una seta, de no sé dónde, y joder, la gente ya empieza a hablar de ti. Digo, eh cuidado, tenemos chico nuevo en la oficina y hay que hablar con él. Así que muchas gracias. 

Michel Toumi: Muchas gracias. Gracias a ti, la verdad, por estar aquí hoy conmigo. Muchos oyentes saben que en este programa no sólo invitamos a copywriters, sino también a profesionales que venden más y que comunican mejor gracias a las técnicas de copywriting. En algunos casos, como el invitado que tenemos hoy, con resultados que no tienen nada que envidiar a ningún especialista en la escritura persuasiva ni del marketing. Ury, para que la gente te sitúe, para quien no te conozca, cuéntanos a qué te dedicas.

Ury Penas: Soy diseñador-programador web. Se me da mejor la parte de programación que la de diseño, pero bueno, nos defendemos, sobretodo en la programación. Yo hago cosas que otra gente no sabe hacer. Por ejemplo, integraciones. Me dice la gente, «mira, cuando la gente me compre un producto en WooCommerce, que se añada a la lista de Active Campaign, que le ponga una etiqueta, que le envíe una automatización, que le envía un correo y que dentro de 24 horas le pregunte cómo le ha ido, y según la respuesta, que le llegue otro correo…», cosas de estas que son un poquito más técnicas que el diseño. He ido variando. Yo empecé diseñando. Luego la gente me preguntaba por programación, luego mucho mantenimiento. Tengo diez o doce clientes a los que les mantengo la web. Una vez al mes les actualizo plugins y todo. Cada tema que mejoro de la web les cobro aparte. Y básicamente es esto. 

Ury Penas: Y luego también me dedico a la formación. Estoy en una academia como freelance, en la que llevo 5 años, y me envía por estos mundos de Dios a empresas a hacerles formación de Excel, de Word, de marketing online… Es otra rama que tengo por eso de no poner todos los huevos en la misma cesta. Por eso tengo la parte de formación y  la parte de diseño-programación web. Me dedico a las webs y a dar formación en empresas a sus empleados. Les dicen «pues mañana tenéis curso de Excel durante 8 jornadas». Este mes estoy por las mañanas dando un curso. Ahora al ser online es perfecto, porque no tengo que coger el coche, me pongo en el coworking y les doy la formación. Este es mi sitio. Programación web y formación. 

Michel Toumi: Hablaremos luego de esta faceta formativa y también de cómo ayudas a la gente a emprender, y tus servicios, todo el abanico de opciones. Una de las razones por las que estás aquí, ya lo hemos comentado, es que utilizas una herramienta de copywriting, el correo diario. Y bueno, te he pedido algo que no había hecho hasta ahora. Después os contaré por qué. Le he pedido a Ury que me deje leer un correo que envía a su lista, de la que soy suscriptor desde noviembre, por algo que le pasó y de lo que hablaremos después. Y he seleccionado el correo que envió el 4 de diciembre, que se titula «Correo X». Y dice así:

Ayer me escribió una persona que tiene página web.

No nos conocíamos.

Pero hoy a las 9:10 he cerrado el mantenimiento, soporte y consultoría para un año entero.

En una conversación de 10 minutos.

2 correos y una llamada.

Y en el tercer correo ya vienen los datos de facturación.

¿Magia?

No.

Solo falta hacer algunas cosas muy simples y tontas.

Dice así:

Primero necesitas tener a un cliente contento, un cliente que cuando te necesita te encuentra y que cuando tiene un problema se lo resuelves en un tiempo «normal».

Un cliente satisfecho.

Este cliente es tu evangelista y va contando a sus colegas que ha encontrado por fin a alguien que le resuelve los problemas.

«He conocido a un chico/a» dice pegando botes con sus amigos.

Uno de estos clientes o varios se van a poner en contacto contigo.

Aquí tienes el 80% de la venta lista, esta en la cama, unos besos más y es tuyo tuya.

En esa llamada o correo de contacto aunque no te lo pregunte debes decirle que vas a hacer todo lo que los demás no han hecho.

«Y me quedo abrazado/a a ti cuando acabemos».

O sea, «no te voy a dejar tirado», «me podrás llamar», «no hay compromiso», «si algo no ves claro te lo explico», «si tienes que hacer un lanzamiento voy a darte soporte».

Porque todo esto es lo que los demás no hacen cuando terminan un proyecto.

Y todo con palabras claras, fáciles, dedicando mimos a este correo o llamada.

Y aunque ha decidido quitarse el calzón ya, le dices que se lo piense, que lo analice bien.

«Yo también tengo ganas, pero piénsalo bien».

Y al día siguiente la llamada.

«He pensado en ti».

«Yo también».

Tonto.

Tonta.

En esa llamada quiere que se lo cuentes otra vez, quiere que le susurres que no le vas a abandonar, que vas a hacer bien el trabajo.

Esta al 99%.

Y entonces viene la frase mágica

«¿Entonces como lo hacemos?»

La braga/calzón-faja ha caído, en tu casa o en la mía.

Pero ten en cuenta que este cliente va a ser tu evangelista también, así que si le has prometido besos se los debes dar, todo lo prometido se lo debes dar para que otro cliente, quiera su momento erótico contigo.

Vender y ligar viene a ser lo mismo.

Bueno que me pongo tonto.

Esto que te he contado no deja de ser una forma de hacer SEO, no solo se debe posicionar en Google, sino en la red de contactos.

Además de hacer otras cosas como estas [aquí un enlace].

Pd. No es tan difícil, haz bien el trabajo y trata bien a la gente.

Michel Toumi: Bien, este es tu correo del 4 de diciembre. ¿Qué te ha parecido escucharte en la voz de otra persona? [risas].

Ury Penas: ¿Esto escribo yo? ¿En serio? Llevo contigo dos días viéndome en un espejo que no me había visto porque voy tan acelerado que ni siquiera… En serio, no fumo nada, ni tengo una botella de alcohol al lado [risas]. O sea, no tomo nada raro. Pero suena muy bien, suena muy bien, la verdad es que sí. Pero es curioso, está muy bien reflejarte. Escucharlo también. Me ha impactado. 

Michel Toumi: ¿Tú te los lees? ¿Te los lees en voz alta cuando los escribes? 

Ury Penas: Sí, muchas veces. Y por algo muy, muy curioso, que es que yo no creía en mí hace muchos años. Me cuesta mucho creer en mí. Yo soy muy crítico conmigo. Y me los leo y me gustan. Quizás es de las cosas que más me gustan, mis correos. Hay muchas cosas con las que soy muy crítico, pero yo me los leo, y a veces me los leo 4 o 5 veces y me digo, hay que irse a dormir, venga, ya está [risas]. Si pone lo mismo, va a poner lo mismo, pero hostia, me gusta, me gustan, y me los pongo en voz, cuidado, porque como yo hago muchas faltas, soy un desastre en ortografía, me los pongo con el Mac, le das a una tecla y hay una voz femenina que te lee el correo. Entonces ahí veo muchas faltas que no veía con los ojos. Pero luego los olvido rápido, yo olvido muy rápido. Mi mujer está negra con esto. [risas]. Trabajo con una chica de Alemania y me da dos instrucciones. Le digo, no me des dos, porque la segunda no me va a llegar. Me dice, pon esta línea azul, y pon esta línea verde. Digo, no, la verde ya no la recuerdo. Entonces sí, los leo pero luego los olvido. Y de hecho no recordaba casi ni una frase de lo que me decías. ¿Calzón? ¿Pero por qué utilizo la palabra calzón? [risas].

Michel Toumi: Luego volveremos al proceso que tienes de escribir. Este es uno de los correos, de los más de 500 correos diarios que Ury ya ha enviado. Y os voy a contar por qué he elegido éste. Lo he elegido por tres motivos. Primero, para que veáis, en este caso escuchéis, el tono y la viveza de sus correos. Segundo, para que tengáis un ejemplo de las cosas que aporta, porque el correo entretiene, seguro que os lo habéis pasado bien, pero además siempre hay alguna lección que puedes aprovechar. Y tercero, y creo que es lo más importante, porque nos da una idea de quién es Ury como profesional. Claro, esto con un correo puede que no sea suficiente, ni con dos, pero cuando día tras día te transmite quién es, sabes perfectamente si es o no la persona a quien confiar tu negocio o de la que quieres aprender algo. Ury, llevas más de 500 correos enseñándonos quién eres y diciéndole a la gente algo que repites mucho: hay que tratar bien a los demás y hay que hacer bien tu trabajo. 

Ury Penas: Es canasta básica, que decía un tío que yo sigo. Es que es lógico, tienes que tratar bien a la gente, ya no a nivel de negocio, a nivel de mundo. O sea, yo quiero que en mi entierro la gente sonría y diga, joder, mira, se ha muerto, pero fue un buen tío, hizo las cosas bien. Y la cagamos mucho, porque la verdad es que yo soy de cagarla mucho, pero la buena intención, el buen hacer… 

Ury Penas: Yo sabía que hoy tendríamos pollo para llevar a mi hija al colegio con pijama. Entonces, pues me he ido en pijama al colegio. Con buena voluntad, me puede salir bien o me puede salir mal, pero he pensado, ¿cómo lo podemos hacer para que ella hoy vaya con el pijama al colegio por el carnaval? Pues voy yo en pijama, y ya está. Todos los padres ahí bien vestidos con las corbatas, y yo con pijama. Quiero decir, tratar bien a la gente no es un tema empresarial, es un tema de personas. Tú trata bien a las personas y todo vuelve. Y si no vuelve, mala suerte. Tú tienes que tratar bien a la gente. 

Ury Penas: Mira, yo tuve un cliente que vino aquí a buscar una web al coworking y cuando salía me dijo «eres un cabrón, porque yo pensaba que me dirías tonterías y rollos de estos, y te podía mandar a la mierda, y ahora te tengo que contratar, porque lo que me has contado me ha convencido, me ha gustado, me has hablado en mi lenguaje. Yo pensaba que erais una panda de cabrones, los informáticos, y resulta que no. ¿Y ahora qué tengo que hacer? Pues contratarte, porque me esperaba palabras técnicas». No, le conté las cosas, le dije piénsatelo bien, analízalo todo bien. Mira, hay una frase de Victor Küppers. Es una tontería y es, ¿te gustaría que esto se lo hicieran a tu madre? Si esa respuesta te dice que no, tú no lo hagas. A mi madre cuando va al médico y le dicen, usted no sé qué, váyase a casa, tómese la pastilla… No me gusta que la traten así, me gusta que la visiten, que la cuiden, que le digan, oiga tómese esto, que la traten bien, que le den cariño. Entonces, si a mí me gusta que la traten con cariño, pues yo voy a tratar con cariño a la gente. La frase es eso. ¿Te gustaría que se lo hicieran a tu madre? No, pues no lo hagas. Al cliente lo trato bien porque, además, hablamos de clientes emprendedores. Cada céntimo es sangre. No hablamos de bancos, hablamos de gente que está luchando con sus pendientes pequeñitos, uno a uno, mientras que no están con sus hijos, para conseguir un dinerito para estar con ellos. Qué menos que a esa persona que está luchando como tú, tratarla bien. Cobrando, naturalmente, pero tratándola bien. Ahora estaba hablando con una chica. Pues oye, pues tal, pues no te preocupes, lo estamos haciendo. Tiene una web con mil fotos. Yo estoy haciéndole el SEO. Ninguna foto tiene el ALT. Estoy poniéndole el ALT y el SEO en cada una de las fotografías. Con cariño, con trato. Como tratas, te tratarán, sencillamente. Por eso, ya digo, no hace falta que sea un tema profesional, solo es un tema personal. Y si tratas bien fuera del trabajo, tratarás bien el trabajo. Ya está. No tiene más secreto que portarse bien con la vida. 

Michel Toumi: Ayudar a los demás, pero como dices, ayudar no es regalar. 

Ury Penas: No, no, no. No tienes que regalar nada. La gente te va a pagar. Pero lo único que quieren es un poquito de respuesta. Quieren que les informes. Si no estás acabando una cosa, le dices, mira, llevo una semana de locos con mi hija y no puedo hacer más cosas. Se va a retrasar una semana. Puedes venir a insultarme, si quieres, pero yo te cuento la verdad, que no voy a llegar. No pasa nada, la gente lo entiende. Mira, yo tenía unos tíos que se fueron a un hotel quince días, y no tenían dinero para pagar el hotel. Bueno, entonces dijeron, ah, pues nos quedamos 15 días más, como no podemos pagar [risas]. Entonces al cabo de tres meses llamaron a mi abuelo y le dijeron mira, llevamos aquí tres meses y no podemos pagar. Y mi abuelo los tuvo que sacar. Podían haber dicho, mire usted, yo no puedo pagar ahora. En este momento no puedo atender esto, no puedo hacer esto. Ya está, sé sincero. Yo he hecho devoluciones de dinero a clientes porque les he dicho, mira, es que no lo consigo, no hay manera. Vamos a perder el tiempo tú y yo. Aquí tienes el dinero, lo siento mucho. Y ya está, no pasa nada, pero no entregar mal el trabajo. Son cosas que tengo muy interiorizadas. Si tratas bien, comentas las cosas, hablas, tienes comunicación, las cosas vuelven. Es un mundo muy grande, pero es un mundo muy pequeño. Somos cuatro. 

Michel Toumi: Y más ahora con Internet. 

Ury Penas: Por eso. 

Michel Toumi: Ahora es muy fácil que hablen tanto bien como mal de ti. 

Ury Penas: Por eso. Sencillamente trata bien a la gente, dale lo que necesita, no engañes. Ya está. Tengo gente que el correo diario lo utiliza incluso para amenazarme. Bueno, no pasa nada. Te expones, pues no pasa nada. Pero ya te digo que si tratas bien, haces bien las cosas, la gente es muy comprensiva. Y, sobre todo, intenta ayudar. Y no todo cobrarlo, tampoco. Es decir, hay límites, dices, oye, pues mira, vamos a hacerlo así, intentar también ayudar un poquito, porque las personas acaban volviendo. Si esta persona que ahora no puede mucho, tú le das, le haces las cosas bien por un precio más o menos justo, pues esta persona igual vuelve para buscar el mantenimiento. Todo lo que hagas bien te vuelve mil veces a ti. 

Michel Toumi: En tu lista, de hecho, das muchos consejos de cómo llevar un negocio, muy dirigidos también a ese profesional independiente, a esa pequeña empresa. Cuentas muchas anécdotas tuyas y casos reales de clientes. Una de las cosas que cuentas, ligado con lo que has dicho antes, es que la gente quiere pagarte por lo que haces, que muchas veces si das algo gratis, esa persona se puede sentir cohibida a la hora de pedirte explicaciones o de pedirte algo más, pero si te paga, pues entonces sí te puede exigir. Ahí también está lo que dices en muchas ocasiones; créete lo que haces, no tires los precios y cobra lo que realmente consideres que vale tu trabajo. Sobre construir precio y construir marca hablas mucho en tu lista. 

Ury Penas: La frase es: cobramos por cómo le cambiamos la vida a la gente. Esto es lo importante. Yo hablé con un chico y me dice, mira, voy a hacer un lanzamiento de unos vídeos, ¿de acuerdo? Vale, entonces necesito que cuando alguien compre el vídeo se ponga en Active Campaign, le llegue un correo y yo venda este curso. Cada curso lo vende a cuatro mil quinientos euros. Cada curso. Yo lo voy a hacer una vez. ¿Qué voy a cobrar, 100 euros, para que él cada vez venda a 4500 euros? No chato. Lo que yo te voy a hacer te va a reportar 400.000 euros, porque tenía pensado vender 100, 200. ¡Hostia! Lo siento mucho, pero la clavada va a ser de campeonato, porque yo te lo voy a hacer una vez y con esto vas a facturar un montón. No es que le vayas a aumentar el precio, pero eso tiene un valor. Este tío ahora factura 100, y gracias a mi trabajo va a facturar 300. Esto tiene un precio. Tenemos que poner el precio en función de lo que hacemos. Hacemos cosas muy importantes, hacemos un trabajo muy, muy importante. Tú haces copywriting. Gracias a tus textos, una persona que vendía 1, vende 20. Eso tiene un precio. Pero es un precio de una vez. Esta persona, estos textos los va a aprovechar 1000 veces. Démonos valor a lo que hacemos. 

Ury Penas: Ahora mismo le he hecho a una compañera una automatización para cuando venda retos. Vale 30 euros estar en el reto. Esta persona tiene 6000 personas en la lista, y yo he hecho todo el sistema para 6000 personas en la lista, a 30 euros. 6000 no se van a suscribir, 3000 tampoco, pero mil a 30 euros… Entonces fíjate bien lo que le estás aportando a esta persona, y cobra por cómo le cambias la vida a esta persona. A veces me ha venido gente y me ha dicho, oye, ¿me puedes hacer esto? Me pedían una automatización, que les cobrara 50 para vender sesiones a 100. Me pagas a mi 50 euros para que yo te haga un sistema y en una sesión que hagas ya has recuperado y doblado, ¡no jodamos! Yo tengo un precio, tengo un valor, y encima es que el precio da valor. Porque cuando vemos un BMV decimos ¡hostia! Aunque al final igual tiene dentro lo mismo, si el precio es caro, pues tiene que ser bueno. Sencillamente nos tenemos que valorar, nos tenemos que valorar nosotros, porque nadie nos va a venir a valorar, al contrario, van a venir a darnos la patada. Con lo cual valorémonos, el valor real. Ni más de lo que valemos, ni menos de lo que valemos; lo que valemos. Pongamos precios en función de lo que valemos, en función de nuestra experiencia, de nuestro tiempo, de lo que invertimos. No en función de si tenemos más o menos en el banco. Porque hay mucha gente que dice, pues tengo tanto dinero en el banco, voy tranquilo, voy a cobrar menos. No, no, no. Nuestro trabajo tiene un valor y la gente lo va a valorar porque están deseando pagarnos, porque el precio da garantía, porque si tú le cobras 3000 euros por una cosa, alguien te va a decir oye, no funciona, eh, esto vale 1000 euros. Vale, tiene derecho a esto. En cambio, tema cuñados (la palabra cuñados ya irá saliendo). Mucha gente me dice, me ha hecho la web el cuñado, ¿cómo le voy a reclamar ahora que esto no funciona? En cambio si cobras tienen derechos, y pueden exigirte hacer las cosas bien. No sé, es mi forma de pensar. 

Michel Toumi: Esa es una recomendación que haces sobre todo a la gente que está empezando y que tiene dudas, y también otras recomendación es «que se pongan a hacer», que con la práctica uno al final consigue la maestría en lo que haga. ¿Cuál sería el primer consejo que le darías a alguien que te esté escuchando ahora y que se quiera lanzar a emprender, como decidiste tú en su momento? 

Ury Penas: Que no tenga miedo. A ver, vamos a ser honrados. Una cosa es tener 20 años, sin hijos y sin hipoteca y sin nada, que dices ¡adelante!, y otra cuando de ti dependen tus hijos. Tengamos cabeza. Hay tiempo en la vida. Yo tengo un abuelo de 97 años al que le doy clases y que quiere ser youtuber. O sea, tiempo tenemos siempre. No nos pongamos en riesgo. Mi proyecto lo ideé durante cuatro años donde antes estaba trabajando. Trabajaba para otra persona, pero en mi cabeza iba montando cositas. No tenemos prisa, vamos a estar seguros. Entonces yo le diría que sueñe con el proyecto, que lo dibuje. El papel y el lápiz son súper importantes. Dibujos, esquemas, notas, ideas. No hace falta dejarlo todo y enloquecer, porque es una época muy jodida. Esto está muy, muy jodido. Hay mucha gente que se la juega muy a lo bestia. 

Ury Penas: Les diría que no dejen de hacer nada en la vida que quieran hacer. No sólo de emprender, porque para mí emprender es la vida. Hace años fui de viaje de novios a Laponia. Había motos de nieve, yo no había llevado una moto en mi vida. «Ay, te harás daño». Yo veía la moto y pensaba, no me puedo ir de aquí sin subirme a la moto. Y yo me subí a la puñetera moto de nieve. No podía dejar de intentarlo. Sí, vino el instructor y me tuvo que rescatar de detrás de un árbol, perfecto. Cosas que me pasan a mí, que la aparqué demasiado y esto no tiene marcha atrás. Pero no dejes de intentarlo. Si alguien está con un sueño, que lo intente, pero que lo piense, que lo dibuje, que lo estructure, que lo hable, que rompa el papel, que lo vuelva a dibujar, que lo vuelva a pensar, pero que no deje de intentarlo, aunque sea en paralelo con un trabajo fijo. O sea, ¿quieres hacer páginas web? Vale, pues en tu trabajo, y por la noche, si realmente lo sueñas, hazlo por tu lado. Ten algunos clientes. Cuando veas que esto rula, que ya va, pues ya haces el salto. Y si ahora mismo te has quedado sin trabajo y estás deseando emprender, inténtalo. Hay créditos y ayudas. Inténtalo, pero no dejes de intentarlo. No te vayas a la tumba con el pensamiento de que no has intentado algo. En el mismo sitio yo pesqué en el hielo, hice el agujero, pesqué y el pez se comió el anzuelo y se piró. Pero yo he pescado en el hielo. Vale. O sea, inténtalo, inténtalo. Mira, a mí me gustaba una chica hace un montón de tiempo y yo le quería decir que saliera conmigo. Empecé toda la semana, hay una cosa que te quiero decir, yo toda la semana así, es que así no se puede estar, ¿qué es lo que me quieres decir? ¿Qué es lo que quieres? Quiero salir contigo. Me dijo, pues no. Bueno, perfecto, ya me fui para casa tranquilo, ¿pero me voy a quedar yo con eso? No, hombre no. Hay que intentar las cosas, hay que intentarlo. Todo, lo que sea, si te apetece tirarte en paracaídas, inténtalo con cabeza, sobre todo si tienes hijos, si tienes hipoteca, inténtalo, inténtalo, inténtalo. Coge un papel. Antes estaba en un piso que tenía una mampara de ducha. Pues en esa mampara con el vapor de agua caliente, yo hacía esquemas, allí duchándome, y flecha para aquí, flechas para allá, y en mis sueños, en mi corazón, cuando me metía en la cama yo soñaba con eso, y con eso ya me llenaba. Yo aconsejo que nadie deje de intentar algo con cabeza y que dibuje, que pregunte y que hable con gente, y que vaya haciendo una estructura. No tiene por qué ser ahora, igual es dentro de 5 años, pero que lleven a cabo su sueño. O que lo intenten, porque es peor quedarse con las ganas que con el error. Si no funciona, pues no funciona. ¿Qué quieres que haga? Intentarlo, ese sería mi consejo. 

Michel Toumi: Cuando arrancan, lo que hay que hacer es crear, como tú dices, relaciones, hacer «SEO offline» también, no solamente importa el SEO online, al que tú te dedicas. El offline es muy importante. 

Ury Penas: 5 años, y desde mi web no he vendido un pimiento. Y ni ganas, porque la web no es el paso por el que se debe vender, es decir, la gente te tiene que conocer y luego ir a tu web a ver tus productos, a ver tus servicios y a ver tus precios, a ver todo. Pero yo no tengo ningún interés en vender por la web, no me esfuerzo. La web, ahí está. Pero la web es el sitio donde llevar a la gente que conozco a través de redes sociales, del podcast, de entrevistas como ésta, para que luego vayan allí y me conozcan mejor. Pero no me empiezan a conocer desde la web. Es que es la pura realidad. Tú imagínate. Te pongo este ejemplo, (disculpa, estoy hablando mucho.Tú me frenas si me enrollo mucho). 

Michel Toumi: Sigue, es muy interesante. 

Ury Penas: Vale, tú vas por la calle y te viene un tío y te dice «hoy vendo lavadoras»,  le dices zumbao, déjame, y te vas corriendo. Pero estás en casa de tu hermana con el cuñado, y te dice, este tío vende lavadoras, y tú le dices, ¿a qué precio? ¿Qué diferencia hay? Que al tío de la calle no lo conoces y al otro lo conoces. Pues yo me doy a conocer, yo hago páginas web, y luego vete a mi página web, allí ya verás los precios. Pero si yo te planto una página web blanca como la de 3000 millones de personas en la que ofrezco servicios, entre 3000 mil millones de personas, ¿por qué me vas a elegir a mí? ¿Qué tengo de especial, si no me conoces? Pero si me conoces, si ves esta entrevista, vas a decir, este zumbao igual me interesa. Entonces igual vas a mi página web y a partir de ahí me contratas, pero primero conóceme. Primero vamos a hablar. Todos mis clientes, todos son de recomendaciones, porque mi estrategia es ayudar en redes sociales. Yo ayudo. Hay gente que pregunta y yo les explico, y luego vienen, y de aquí salen mis clientes. 

Michel Toumi: ¿Qué redes sociales son las que más trabajas?

Ury Penas: Yo ahora, Linkedin. Yo estaba en Facebook. Voy a decir algo que quizá es un poco impopular, pero yo ya he dejado un poquito a las personas que empiezan desde cero. Es decir, cuando comencé me dedicaba a muchos clientes que empezaban desde cero. Ahora intento ayudarles, pero casi les ayudo más sin cobrar, que cobrando. Me intento dedicar a personas que tienen un negocio un poquito más arrancado, por volumen de facturación. Las personas que están empezando quizá ya no pueden pagar mis tarifas. Entonces, lo siento, es súper impopular, pero intento ir a proyectos más grandes. En Facebook sí que hay personas, pero quizá están empezando en su casa haciendo unos collares. Para ellas igual no soy yo, igual la persona que les tiene que ayudar es otra persona que está empezando a hacer páginas web, que necesita pequeños clientes, que puede cobrar 600 euros y vivir por esa página web. Yo ya no estoy en esta línea. Ya no puedo dedicarme a esto. Entonces he dejado Facebook porque sí que hay muchas personas emprendedoras, pero que están arrancando de cero, y que perderemos el tiempo ellas y yo porque no podrán pagar mi tarifa. A veces me pedían algún presupuesto y me decían, ¿no me puedes cobrar 150 euros por una página web?, 150 euros, por favor. Piensa que cuando hacemos una página web el primer pago es cuando empezamos y el último pago cuando acabamos. Y hay personas que aún no tienen claro su negocio, y pasaban 6 meses, 8 meses, 10 meses, no te daban los contenidos, «pues no los tengo. Es que no sé si tirar por joyas o por coach». Entonces yo ahora me dedico a negocios un poquito máss estabilizados y eso lo encuentro en LinkedIn. 

Michel Toumi: Al final no dejas de dar una solución también a esta gente, no les cierres la puerta sin más. 

Ury Penas: No, no, no, les puedo aconsejar personas, pero ahora mismo yo no me puedo dedicar a ellos, ni ellos se pueden dedicar a mí, porque no encajaremos. Yo no puedo hacer una web de 600 euros, 300 ahora y 300 dentro de 6 meses cuando te decidas. Y, aparte, es que luego hay muchas vueltas atrás. No, no, no, joyas no, joyas no, lo que voy a hacer ahora ya lo tengo claro, son corbatas, de verdad. Pues lo siento. Para eso pueden encontrar un emprendedor que quizá no tiene hijos, no le importa dedicar tiempo, y puede cobrar esa tarifa, porque está empezando, puede cobrar de esta manera. Yo ya lo dejé. Mi red ahora mismo es LinkedIn, donde hay empresas bastante más potentes, con las que hacemos proyectos de 6 meses por una facturación alta, Ahora estamos haciendo la web para una empresa alemana muy potente, que le estamos haciendo todos los formularios de seguros. Me puedo dedicar solo a ellos y vivir de eso. 

Michel Toumi: En LinkedIn, ¿haces prospección o por tu interacción con la red esperas que alguien te vea y te contacte? 

Ury Penas: Me van llegando. Ven que voy colgando trozos de mis correos, ayudas, partes del blog, y entonces acaba la gente viniendo mucho. A través de contactos, sobretodo comentando mucho, pero siempre digo, no hay que hacer comentarios estúpidos, es decir, ¡oh, qué buen post! ¡Hostia, no me jodas! O sea, me gusta qué has aportado, esto creo que es tal y tal y tal. Al final es aportar contenidos. Si tú aportas calidad a ese comentario la gente se queda contigo. Es que es muy pequeña la red, es muy muy, muy pequeña. Estamos los mismos. Nos confesamos con 3 o 4 personas. Hoy una chica ha puesto un comentario en la entrevista de Susana Luque, nos conocíamos sin saber que nos conocíamos. Al final cuelgas un podcast, te leen un capítulo, te viene gente. Básicamente voy poniendo contenidos y la gente va llegando. No dejo de estar en en el grupo de Facebook, que se llama Emprende Love, que es todo de mujeres y me dejan estar a mi. Casi somos dos chicos por 3000 mujeres. Ahí es donde ayudo mucho, pero ayudo, ya no cojo clientes. Te ayudo, te doy la solución, pero difícilmente vamos a empezar un proyecto con alguna persona de este grupo. 

Michel Toumi: Hablabas antes de tu web, La has cambiado hace poco, y eso creo que enlaza con uno de tus compromisos que pusiste en tu lista de cierre del año, dedicar más tiempo a tus proyectos personales, a tu web, a tus redes. Muchas veces los emprendedores estamos focalizados únicamente en el cliente, nos olvidamos que para poder conseguir más clientes y seguir afianzando nuestra marca deberemos también trabajar nuestro propio negocio. En tu caso, además, que haces páginas web, quizá con más necesidad. Cuéntanos este cambio de enfoque y cómo lo estás encajando con poder atender todos los proyectos que tienes de clientes.

Ury Penas: Pues mira, yo soy un cliente más.He decidido que soy un cliente más, y soy el peor cliente que tengo, el más cañero, el que más whatsapp se envía a mí mismo y el que más quiere. Dedico un día a mi proyecto. Mira, no voy a conseguir llegar a todo nunca. Siempre habrá alguien cabreado. Por tanto precio por precio, que haya alguien cabreado, pues me dedico un día a mi negocio. Tengo un curso de email marketing desde hace un año y medio, de 20 vídeos, que te permite montar todo un sistema de email marketing a nivel técnico, que lo voy a vender igual a 200 euros, y está ahí muerto de risa sin que yo lo venda. Y cada día que no lo vendo estoy perdiendo dinero. El día que lo ponga a la venta, igual que vendo ebooks a 30, voy a vender esto muy bien, Pero es que no lo hago, y ya está bien. O sea, ya está bien, porque hay un concepto que me gustaría explicar a nuestros oyentes y es que el dinero a cambio de horas no te ayuda en nada. Facturar por horas, «hago esto y lo cobro», nunca te va a llevar a un negocio escalable. Mientras sigas cambiando horas por tiempo, por dinero, nunca vas a hacer nada. Es muy complicado. Yo hago una web, cobro 2000 euros… No, hay que tener cosas que funcionen solas. La única forma de ganar un poquito más de dinero y estar más relajados económicamente es tener algún sistema que rule solo, que te dé dinero solo, sin que tú hagas nada. Una parte la tenemos que dedicar a tiempo por dinero, y otra a montar cosas que funcionen solas. Voy a montar este curso de email marketing. Tengo la academia. Me cuesta mucho grabar vídeos, pero voy haciendo, y eso da dinero solo, y ahí es donde encontramos la solvencia. Y con esto conseguimos elegir mejor los proyectos, poder descartar, y esos proyectos que elegimos, elegir los más caros. Cuando empieza la rueda todo funciona, pero si la rueda va para atrás coges muchos proyectos, muchos proyectos baratos que no terminas. Como son baratos, tienes que coger otros proyectos para sobrevivir. Y la rueda va para atrás y es cuando el negocio se va a la mierda. Por lo que recomiendo a todo el mundo que no todo hay que hacerlo. Yo dedico un día para mí, pero si quieres dedica una mañana, o dedica dos horas, pero dedícate algo para ti. Oye, el viernes de 9 a 1. Qué sabe el cliente si estás en un curso, o tu hija está enferma y no vas a ir al trabajo, estás solo en tu oficina, en tu casa. ¿A quién le importa lo que estás haciendo? Puedes estar con otro cliente, esas dos horas son para ti y en esas dos horas mejoras tu web. Lo aconsejo firmemente porque va a llegar un día que tus clientes no van a llegar, tú tienes que seguir funcionando en otros ámbitos. 

Michel Toumi: Relacionado con esto tienes la faceta formativa. Estás creando cursos para poder hacer la escalabilidad que comentabas, aunque también haces cursos presenciales. No dejas de dar clases y tener contacto con el alumnado. Y luego tienes infoproductos. Creo que tienes 7 infoproductos. El máximo creo que has comentado que está en torno a 30 euros. No son productos caros. Y enlazando con tu correo diario, dijiste que aproximadamente el 25% de tu facturación ya viene de la venta de esos infoproductos a través de tu lista de correo. Es una muestra de que funciona, y que te está ayudando a conseguir esa escalabilidad que te gustaría alcanzar. 

Ury Penas: Claro. Son 365 días al año. Imagínate si haces la multiplicación de los 365 días del año. Si vendiera el manual de SEO todo el año, son 30 por 365. Salen diez mil euros. A ver, no todos los días vendes un infoproducto, pero sí que mucha gente compra muchos infoproductos. Yo tengo unos audios que vendía a un euro. La gente por un euro dice, oye, te tiro el euro allí. Claro, te lo tiran 100 personas. Y el audio puro me cuesta grabarlo 7 minutos. Y montarlo diez, veinte, pero es que me da una rentabilidad altísima. Y porque no tengo más tiempo para dedicarme a estas cosas. Los infoproductos dan mucho rendimiento y no cuestan tanto de hacer. Cada día en el mail diario pongo un enlace de ventas. Siempre hay una compra u otra. Me da mucha facturación. Y, además, perdona, voy a decir una palabra, pero el polvazo de que te estés tirando en una piscina en verano, te estés tirando de bomba y el móvil hace clink-clink-stripe. ¡Oh Dios, es brutal! Es que ya no es por el dinero, ya no es por el euro y no es por los 30 euros. Puedes decir hostia, he montado una cosa y sin estar presencial me está dando dinero. Hostia, yo lo recomiendo.

Michel Toumi: ¿Vas a seguir más por los contenidos o por la formación? La formación tiene un inconveniente, el soporte que tienes que dar. Al final también te exige una dedicación horaria importante. ¿Vas a buscar un mix entre producción de contenidos y formación? ¿Cuál es tu idea? 

Ury Penas: Una idea es la academia. Tengo que apretarla mucho más, hacer muchos más contenidos. Lo que pasa es que vamos un poquito ahogados de tiempo, tengo algunos alumnos y les quiero dar soporte. De momento el soporte está incluido porque son pocos alumnos. Ojalá algún día tenga que inventarme algo para esto. A ver, yo tengo un objetivo y te lo voy a decir directamente, y es dejar de hacer páginas web cuando pueda. Es decir, quiero dejar de cambiar tiempo por dinero, porque te puedes hacer daño, te puede romper un brazo, estamos en una época en que te puedes ir a la UCI tres meses, y es muy arriesgado. Necesito que las cosas automáticas generen más dinero que las cosas manuales, porque cuando uno depende de sus brazos puede pasar mil cosas. Porque ahora mismo los miércoles voy a buscar a mi niña a las cuatro, y el viernes también. Por lo que tengo tres días y tres tardes a la semana. Por eso mi idea es apretar mucho la academia, porque me encanta formar, me encanta ayudar y dar el soporte. Si a partir de aquí con el soporte veo que me ahogo, ya pensaré algo. Bueno, siempre voy un paso por detrás de Isra Bravo y de Arturo García. Cuando yo no tenía academia, ellos tenían academia. Ahora que ellos ya van dejando las membresías, yo monto una membresía. Siempre voy un paso por atrás, pero ojalá algún día me ahogue el soporte. Pero mi idea es esa, y dar el soporte, y que me dé tanto dinero que pueda dejar el tema de las páginas web. Vamos evolucionando y tengo ganas de dedicarme a la formación. Me encanta la formación. 

Michel Toumi: Una cosa que dijiste es que te gustaría estar en este proceso sin necesidad de contratar a nadie. Pero ¿tú crees que llega un momento en la vida de un emprendedor, con la carga de trabajo que tienes, que deberías delegar algo o contratar un asistente virtual? 

Ury Penas: Mira, yo tengo un problema, y es que soy demasiado buena persona, creo. Si contrato a alguien antes va a comer él, que yo. Y como no quiero llegar al extremo de que yo me quede sin comer para que otra persona coma, no le contrato. Es decir, si yo contrato a alguien, tengo que estar muy seguro de que le voy a poder pagar. Pero seguro, seguro de sangre. O sea, no quiero jugar con nadie, no quiero joder a nadie. Hay muchos meses que van muy bien, pero hay meses que no van tan bien. Yo no quiero arriesgarme a tener a alguien y que yo le pueda fallar a final de mes, y no pagarle. He tenido un par de becarios, un par de becarios con deficiencias, amores de personas que se han dejado la vida por ayudarme. Trabajaban, pero como eran becas, cobraban muy poco. Entonces yo les intentaba pagar más. Pero como no podía responderles y creo que nadie merece estar esclavizado ni cobrar menos de su valor, dejé de tener personas. Sí que he pensado en tener asistentes virtuales. Pero me cuesta mucho trabajar con alguien. Ahora tengo una colaboradora. Una persona con la que trabajo, que está en Alemania. Hacemos páginas web juntos, pero es la única persona con la que me he entendido. Mira, yo necesito que me traten bien. Para buscarme alguien que me trate mal me busco un jefe a 3000 euros al mes y el fin de semana me relajo. O sea, si estoy sufriendo como un cabrón, yo como mínimo necesito unas compensaciones, y eso no es aguantar a un gilipollas. Entonces, si voy a estar con alguien y tengo que aguantar gilipolleces, me voy a una empresa. He estado con una persona durante un tiempo. Y le dije, hasta aquí. Me llamaba y me decía «me estoy poniendo muy nerviosa», ¿perdón? Adeu! No tolero ni una, porque para pagar 300 euros de autónomos, 200 de coworking, 2000 de IVA en una paralela… Para aguantar estas cabronadas tengo que estar muy feliz. Si alguien va a ensombrecer mi felicidad estará lejos de mí. Me gustaría tener un asistente virtual, pero es que si le tengo que explicar las cosas… Primero me han ofrecido en prácticas, te los dan tres meses. Pero en esos tres meses les tienes que explicar las cosas. Cuando pasan los tres meses ya los tienes que contratar y yo no sé si voy a poder responderles económicamente. Entonces, de momento lo hago todo yo, pero por el volumen de trabajo necesitaría alguien. Sí, sí, absolutamente. Porque esto es una locura. Yo no me las doy de listo ni de que me vaya muy bien, pero sí que tengo mucho trabajo. Mucho. 

Michel Toumi: Hay muchas cosas muy difíciles de delegar. Por ejemplo, tu correo diario. Vamos a volver a él. Hace ya 500 correos, decidiste comenzar con esta aventura del correo cada día. ¿Cómo encontraste esta herramienta? ¿Qué te disparó a empezar a escribir por primera vez a una lista? 

Ury Penas: Dios nuestro señor, Isra Bravo. 

Michel Toumi: ¿Cómo conociste a Isra? ¿Cómo fue el proceso de encontrar el copywriting y saber que eso te podría ayudar?

Ury Penas: Creo que me llevó Arturo García a Isra, o él a Arturo García, pero creo que primero fue Arturo García. No sé cómo encontré a Arturo. Empecé a leerle y vi algo raro, esas cosas que dice, como «porque hay un calvo cabrón», y pensé, ¡hostia!, ¿pero qué dices? Entre ellos ya se entendían, ya son amigos. Empecé a seguir a Arturo García, y luego a buscar más, es decir, a seguir a Isra Bravo, y allí me enamoré. O sea, Isra Bravo para mí es es el puto genio. Me compré la suscripción a 90 euros por 20 hojas impresas, por 20 hojas. Pero claro, no son 20 hojas, es lo que dicen esas 20 hojas. He ido siguiendo todas las cosas de Isra Bravo. Vi que empezaban a enviar un correo diario. De hecho, Arturo García ha dejado de enviarlo. Yo me he quedado porque creo que no somos muchos tarados los que hacemos esto, somos una secta muy pequeñita. Entonces empecé con Isra Bravo, y vi que empezaba a funcionar. Empecé con 50 suscriptores creo, y a partir de ahí la cosa se fue incrementando. Y cuando ves que la gente te contesta, ves que a la gente le gusta, dices ¡joder! Cuando la gente te compra dices ¡joder, joder, joder! Alguien ha comprado, y compran por eso, por la repetición, porque cada día estás con el enlace de ventas. Empecé por ahí, por Isra Bravo, porque para mi es un dios. Cada vez no es que lo sea menos, pero veo que las cosas que hace también las podemos hacer los demás. Me he ido acercando. Pero sí, todo empezó por Isra Bravo. 

Michel Toumi: Y después, ¿has tenido otras referencias que hayas seguido para seguir formándote como copywriter? Principalmente para tu lista diaria, y también para tus textos, porque al final los textos de tu web los escribes tú, y seguro que en muchas piezas de texto aplicas técnicas de copywriting. En un presupuesto, en correo electrónico personal a un cliente. 

Ury Penas: Sí. Mira, yo no soy copywriter ni muchísimo menos, porque además me gusta mucho respetar el sitio de cada persona. Yo creo que no me puedo llamar copywriter ni de broma. Igual que odio que muchos «cuñaos» se llamen diseñadores. Yo hago lo que puedo, pero ni mucho menos lo soy. Y de hecho, se lo digo a mis clientes. Yo no soy copy, no te puedo hacer textos, porque no lo soy, porque no me gusta invadir, porque esto no es una coña, ser copywriter no es una broma, es una ciencia, un trabajo muy bestia y que no está al alcance de todo el mundo. Sigo muchos correos, como el de Marina Díaz, el de Susana Luque, el de Arturo García, el de Isra Bravo, el tuyo. Sigo muchos correos. Sobre todo me fijo mucho en mi reacción. Recibo varios correos que pienso, joder! Porque a veces la vida nos es querer hacer las cosas, es saber hacerlas. 

Ury Penas: Sigo a un mexicano que explica varias cosas muy graciosas. Y una es que aceptes tu realidad. Yo escribo un correo diario porque sé escribir un correo diario. A mi se me da bien. Ya digo, soy muy crítico en muchas cosas. Me machaco mucho, pero sé escribir el correo diario. Hay una cosa que sé hacer, y sé hacerla, y reconozco que la hago bien, me gusta. Pero por ejemplo, volviendo al tío mexicano, disculpa, voy a hablar en mexicano, ¡yo quiero cantar!, pero es que no te da la voz, ¡tengo que cantar! Y decía el otro, ¡que no te da la voz!, no puedes cantar, ¡pero yo deseeeo cantar!, pues no puedes cantar porque la voz no te da, ¡pero yo aaamo cantar!, pues no vas a cantar, ¿por qué no te compras un CD? No vas a cantar. Ya, vale. Entonces veo que hay gente que envía un correo diario con mucha voluntad. Pero yo empiezo a leer el correo y digo, criatura mía, dedícate a otra cosa. Mira,lo conté en mi correo diario. Yo no sé bailar. Me quedé soltero, monté un grupo de solteros y montaba cenas de 100 personas. Me ponía en la cena al lado de alguna chica. Al final el objetivo estaba claro, era conocer chicas. Yo hablaba con una chica, me ponía a su lado y al cabo del rato estábamos hablando, nos dábamos el teléfono, se me daba bien. Pero si íbamos directamente a la discoteca yo me ponía a su lado y empezaba así, con mi baile. Esa chica salía corriendo y decía pero ¿qué tienes, parálisis o algo, tío? Vale, entonces yo sé mi técnica. Escribo el correo diario porque se me da bien, pero veo gente que escribe y no se le da bien. Lo siento, no se le da bien, no transmite, y ni me los leo. Ha aparecido un chico que creo que escribe un correo diario de temas médicos, creo que se llama Javi Vicente. Lo empecé a leer y ya estoy enganchado. Pero hay otros que vas leyendo y dices no, y me desuscribo. Creo que me fijo en mucha gente, pero sobre todo en los que escriben bien. He intentado hacer algunas cosas que he leído en algunos correos, y no me han funcionado. Las he intentado traer a mí, y no me han funcionado. He ido depurando mi estilo, y al final soy yo. Al final es mi estilo, simplemente. 

Michel Toumi: En todo este proceso, ¿en qué crees que has mejorado más, qué técnica crees que te ha dado mejor resultado? En tu evolución, porque tú habrás notado que habrás evolucionado. ¿En qué crees que aciertas más en tu correo? 

Ury Penas: Que tengo menos miedo. Que me la suda más lo que escribo (perdón). Es decir, al principio estás encorsetado, intentas quedar bien. A ver, qué voy a decir. Porque claro, si se ofende este, si se ofende el otro. El equipo de los ofendiditos, siempre hay un ofendidito u otro. Ahora ya no pienso en la gente cuando escribo. Escribo lo que pienso, lo que siento, y da mucho mejor resultado porque soy mucho más auténtico. Me costaba mucho encontrar temas, y cada vez me cuesta menos, y cada vez es más fácil escribirlo. Y nunca lo escribo con dos días de antelación. El correo lo escribo el mismo día, no tengo programados. O sea, que Dios me dé salud para poder escribir cada día, porque no me los dejo programados, ni siquiera en vacaciones, ya me lo monto para poderlos escribir. Creo que he evolucionado al no pensar en quién los está recibiendo. Porque son tantas personas de tantos ámbitos, tan diferentes, que es imposible no cagarla con alguien. Con lo cual soy mucho más libre al escribirlo. Durante algún tiempo me han espiado para sacarme información, o para alguna amenaza. Pero bueno, yo escribo. Sin manías. Cada vez me gusta más lo que escribo. Lo disfruto muchísimo. Me lo paso muy bien. 

Michel Toumi: No sólo cada día, sino cada noche, cada madrugada. Porque a veces te pones a escribir a horas  muy intempestivas. Pero sacas la fuerza, sí o sí. No sé si te desvelas y te dices «voy a escribir el correo a diario». No te da pereza.

Ury Penas: No, no, no. A las 11 de la noche, más o menos, lo escribo, porque es un momento en el que ya estoy muy tranquilo. Ya con el pijama, ya tranquilito. Y es que además ahora tardo 10, 12 minutos. Antes sí estaba dos horas para escribir el puñetero correo, pero ahora son 12 minutos. Es que no me lleva nada. Y si me lleva mucho tiempo es por las faltas que hago, y por lo mal que escribo, y por las letras que se me trastabillean. El correo te podría decir que lo escribo en unos 3 minutos, sin pensarlo, no lo tengo ni esquematizado, empiezo a escribir y en unos 3 minutos lo tengo. Y luego hay unos 9 minutos de corrección, de escucharlo y de corregir todas las faltas. Pero el correo en 3 minutos lo tengo listo. No tengo ningún problema en montarlo. 

Michel Toumi: Es un registro fantástico. Me das envidia de poder escribir tan rápido. 

Ury Penas: Sí, sí, porque va saliendo solo. A veces voy a las 600 palabras, y tengo que ir recortando un poquito, porque me va a mandar a la mierda, porque dicen que basta 300 palabras. Yo he dejado de ser académico, y hago lo que quiero, y quién no quiere que no compre. Ya sé que hay técnicas de copywriting, pero como no lo soy, pues lo hago como puedo. «Mira el titular, que tiene que ser así». He seguido a Isra bravo y sé que los asuntos tienen que llevar una serie de cosas, pero mira, tampoco intento ser tan académico. Tengo una tasa de apertura, creo que de un 25-30% cada día. Bueno, está bien. 

Michel Toumi: Bien porque has generando, como tú dices, reacciones. 

Ury Penas: Sí. Hay gente que cuando lo lee busca los correos antiguos, ves que alguien ha abierto este y luego empieza a abrir los anteriores, como diciendo, ey, cabrón, que me he perdido algo, y van tirando para atrás. 

Michel Toumi: Comentabas que cada vez te cuesta menos escribir. No sé si anécdotas como la de hoy, que has acompañado a tu hija en pijama al colegio, ese tipo de cosas las anotas en algún sitio para tener un repositorio de ideas. 

Ury Penas: Normalmente, si yo digo «esto va al correo diario» en mi mente, normalmente por la noche me acuerdo, pero por si acaso tengo las notas de Mac y del teléfono. Anoto dos palabras y con esto me acuerdo. Y si hay varias ideas va bien, porque entonces tengo para dos o tres días. Pero, básicamente, si repaso mi día me sale para dos correos, porque anécdotas y aventuras me pasan, pero por un tubo. Siempre me pasan. Si sé que algún día es más delicado, me lo anoto. Con una palabra ya recuerdo lo que pasó. Si pongo «pájaro», entonces recuerdo que sí, que entró un pájaro en el coworking y estaba aquí dándose hostias contra el cristal, y con eso ya monto el pollo. Pero sí, sí, ahí lo utilizo, pero nada más. Es que las cosas tienen que ser muy básicas, muy, muy simples. Yo hace tiempo conocí una chica, Me decía, «¿y por qué no me has llamado a la hora…? Porque entonces tú tienes que pensar que…». Uyuyuy, no, no, no, ¡simplificación! Que la vida ya es bastante complicada. 

Ury Penas: [Suena un teléfono]. Disculpa. 

Michel Toumi: No pasa nada, no te preocupes, son las cosas del autónomo. 

Ury Penas: No, no. Era mi suegro [risas]. Disculpa.

Michel Toumi: Una cosa que dijiste antes, es que cada uno se dedique a lo que está especializado, pero al mismo tiempo es muy importante, como haces tú y como cada vez se ve más en el mundo del marketing, especialmente en el marketing online, es que ya no debes conocer únicamente aquello en lo que estás especializado. Tú eres informático, pero enseguida tuviste claro que tenías que aprender de ventas, y tenías que aprender de marketing, y que al final a tus clientes no sólo les das el código, o una solución, un plugin para su web, sino que además les asesoras sobre qué acciones de marketing les pueden venir mejor. Creo que eso es muy importante, que si realmente quieres dar un servicio a un cliente, que te diferencie del resto de propuestas, debes ser capaz, cómo haces tú,  de saber un poco de copy, saber algo de marketing. En fin, dar mucho más que lo que es el corazón de tu actividad. 

Ury Penas: Claro. Tú fíjate, esto es una comparativa. Si un día haces obras en casa, llamas a uno y le dices oiga, póngame el suelo. Y dice sí, sí, pero como pondremos el suelo, pondremos esto. La pared habrá que pintarla. Y este mismo tío te trae un pintor. Te dice, estos armarios de la cocina están hechos polvo. Y te trae al carpintero. Esto funcionaría en un mundo ideal y con dinero. Yo me tendría que dedicar a hacer sólo páginas web y contratarte a ti para hacer los textos de esa web y contratar a un diseñador, un profesional del diseño, para que hiciera el diseño, y a un profesional del marketing, para que hiciera el marketing, y a un profesional del SEO para que hiciera el SEO. Eso sería lo ideal, que pudieras contratar a 6 profesionales, los mejores de cada ramo. Entonces tendrías un negocio de la hostia. Pero claro, esto en una web, en lugar de costarte 2000 3000 euros, te costaría cien mil. Eso sí, vendería como un cañón. Entonces, ¿qué tenemos que hacer todos? Hacer de hombre orquesta. Tú, en tu caso, tendrías que aconsejar un poquito con tus textos, como colocarlos en la web, porque esta persona te dice, no, no, yo contrato a un copywriter pero para un diseñador ya no me llega la cosa. A mí me dicen, vamos a hacer los textos como podamos, porque si tengo que pagar la web, tengo que pagar a un copywriter, no me salen los números. Es lo que me decían hoy. Hay gente que te ofrece una web, oiga, aquí tiene una web. Vale, perfecto. Tener una web es como tener un tío en Alcalá, que no tienes tío ni tienes nada. Una web no hace nada si no hay una estrategia de marketing que lleve la gente a la web, si no hay un email marketing que te consiga suscriptores, si no hay una estrategia en redes sociales que consiga que la gente vaya a tu web. La web es el último paso. La gente cree que se empieza por la web. No, se termina por la web. Es lo último. Es como si tú tienes hoy un restaurante. Puedes pasar por delante de un restaurante, pero tú ya sabes dónde está ese restaurante. Vas a comer allí, porque tú ya lo conoces de antes. Se trata de que la gente te conozca y luego vayan a tu página web. Todo debe estar englobado en una estrategia. 

Ury Penas: Tiene que estar todo enfocado en conseguir que esa web venda. Es que, no seamos cabrones. O sea, tú no haces una web para esa persona para cobrar, sino para que venda. Sí, lo haces para cobrar, pero para que esa persona venda. Es decir, cuando hacemos un trabajo a mí me gusta que quede bien y que la persona venda, porque si no, qué gracia tiene. El otro día me llamó un tío, «¡he vendido la taza del váter con la web que me hiciste de los baños, estoy muy contento!». Pues yo feliz y contento. ¡Felicidades! Es que ese es mi objetivo. Yo no me olvido de los proyectos cuando los entrego. Cuéntame, yo quiero hacer feliz a la gente. Soy un papá noel de estas cosas. A mí, cuando la gente me llama contenta porque le funcionan las cosas, estoy feliz. No me limito sólo a hacer el proyecto. Intento orientarles, hoy te recomiendo esto o lo otro. A veces me meto en follones, porque les digo oye, cuando te haga la web faltará la parte legal. ¿Tengo que contratar a alguien que me haga los textos? Pues sí, si no te van a caer problemas por las cookies. «Vamos a copiarlos de algún sitio». Bueno, es tu responsabilidad. Entonces, intento dar un servicio global que ayude a la gente. No nos quedemos en la web. Si la web es lo de menos. 

Michel Toumi: Una muestra de que tus correos funcionan, a parte de todo lo que hemos comentado antes, es que hay gente que te copia, que los fusila hasta la última coma, y además con reiteración y alevosía. 

Ury Penas: Me pidió disculpas. Tengo un correo en el que me pedía disculpas, que si quiero emprender acciones legales que lo haga, que ningún problema. Ya está, se ha acabado el problema. Es lo que te he dicho antes, si nadie te obliga a escribir un mail diario porque no es obligatorio y no sabes hacerlo, no lo hagas. Es que es tan simple como esto. Es decir, yo he hecho radio muchos años, y sé hacer un podcast. Cuando he intentado hacer un canal de YouTube, no lo consigo. Sonrío, me muevo, se me queda torcido, no sé qué decir, me quedo en blanco. Pues no hablo, no hago estrategia de YouTube. Es tan fácil como esto. Y si esta persona, con todos mis respetos, que es un pedazo de profesional, que la gente lo tiene como dios de lo que hace, y hace una cosa muy concreta que no hace mucha gente, no lo jodas, es tu reputación.Es de idiotas, no lo hagas. Es lo que decía el otro de la discoteca. Si yo sé que bailando no ligo, pues no voy ligar bailando. Yo me apunté a salsa cuando me quedé soltero. ¿Sabes lo que hice en salsa? El ridículo. El profesor el último día me dijo «he hecho lo que he podido, tío, pero es que es imposible ¿De qué estás hecho, de cartón?» ¿Qué hago, me voy a una salsoteca? Me van a dar de hostias, me van a echar. ¿Qué hago? Pues lo que hacía. Ir a cenas con personas a las que les puedo contar historias, les puede explicar mi vida, como estamos haciendo en esta entrevista. Esta persona dice, ¡hostia un tío interesante! Luego ya íbamos a bailar y se daba cuenta del pato con el que estaba [risas]. Pues esta persona me ha copiado ocho correos. Y te voy a decir una cosa, yo en las anécdotas del correo diario no es que mienta, pero hay cositas que las adornas un poquito, las ajustas. Expliqué en un correo un restaurante de Vic, un restaurante donde una yaya le daba hostias a la coca. Yo no me acordaba de cómo era el restaurante. En el correo expliqué, y a la izquierda veías la mesa, y luego llegaba la yaya, brevemente, porque no me acordaba de cómo era el restaurante. Y va el tío y escribe un correo explicando cómo es el restaurante que yo he explicado. ¡No me jodas, es mentira, el restaurante no es así! Es que está cerrado el restaurante y el tío en ese correo puso que hacía quince días que había ido. ¡Que no, que está cerrado! [risas]. No tienes obligación de hacer una estrategia. Y uno y otro correo y otro correo. Cuando recibía sus correos los leía con el corazón en un puño y pensaba no me jodas. Que vale, que gracias, pero dímelo. Si me dices, Oriol, ando muy jodido, ¿puedo pillarme dos o tres correos? Y lo hacemos. Mira, hace tiempo me escribió Arturo García a las ocho y media de la noche. Me dice, llevo un día de puto culo y tengo que escribir el correo diario, y es que no llego. ¿Puedo coger uno de los tuyos? Bueno, coge uno, coge cien. Ni me nombres. Pero coño, qué te cuesta. Lo haces y ya está. Hay una cosa que es muy fácil de perder, es la credibilidad. Y si copias los correos, alguien puede pensar que tus cursos también son de copia. Y aquí ya la has cagado, ya está. Es como el Tour de Francia, se gana en 21 días y se pierde en uno. Cuesta mucho coger reputación, y como la pierdas estás jodido. Y a mí la verdad es que me sorprende mucho. Me daba una parte de orgullo, pero me daba una parte de tocar las narices. El último ya fue el que conté de un chico que se iba por la noche con una clienta, bueno salía de la oficina y se liaba con una vecina de la empresa. Esto es mío, esto lo he vivido yo. Me dolía bastante, pero bueno, ya está, olvidado. Me pidió disculpas, disculpas aceptadas. No ha pasado nada. Todos somos personas. 

Michel Toumi: Sobre el email marketing, has comentado antes que tienes ahí un curso en barbecho para poder sacar, cuéntanos un poquito cómo es este curso. Tú que conoces también la oferta formativa que hay en este campo, ¿qué crees que puede aportar tu curso diferente a los que ya hay? 

Ury Penas: Pues es un curso de la parte técnica. Es decir, yo te enseño a coger tu web, conectarla con Active Campaign, montar la caja de suscripción, captar los suscriptores, ponerles la etiqueta, meterlos en automatización, montar los correos, que lleguen los correos… Es decir, toda la parte técnica, con dos o tres plugins diferentes, con Mailchimp, con Active Campaign, con WordPress, con plugin, sin plugins, a poner el doble opt-in, a montar esa página para el correo de confirmación. Y luego, además, también estoy intentando hablar con algunos copywriters para que puedan hacerme una pequeña lección, pagando, dentro del mismo curso, para ayudar también en el copy, y que sea un curso para que la gente, que no tiene dominio técnico, consiga montar toda su sistema de email marketing entero con Mailchimp, con Active Campaign, con un WordPress, todo. Que digan ¿ostras, cómo es el doble opt in? Pues mira en Active Campaign es en esta parte de aquí. Y ¿cómo es el mensaje de gracias? Pues aquí. ¿Cómo puedo hacer que cuando hagan algo…? Son casi 20 vídeos en los que garantizo que una persona puede montar su sistema de email marketing sin ningún tipo de problema, naturalmente con soporte. Y este curso es una idea de Isra Bravo, es que Isra Bravo, con perdón, es muy cabrón. Me envió un correo. Bueno, compré una formación y me dijo, de los cursos que tienes en la academia saca uno fuera y que sea el que regalas con la academia, y ese curso lo vendes solo, lo vendes aparte, y además tiene que ser un curso más caro que la Academia, y la gente comprará este curso y luego vendrá la academia. Y si compran la academia tendrán el curso de regalo. Es un gancho para conseguir conseguir alumnos y es una estrategia brutal. Entonces saqué este curso que tenía dentro de la academia y lo he ampliado, y tengo todos los vídeos grabados, pero me faltan editar 5 o 6. Los tengo ya montados, tengo la academia… Esto lo he hablado con mucha gente, es un curso que se va a vender. Pero no me da, no me da la vida. De momento tengo la web arreglada, que ya es mucho, y ahora que tengo encarrilado esto, voy a por este curso. 

Michel Toumi: La verdad es que esa parte técnica para mucha gente se le hará muy cuesta arriba, o no están aprovechando todas las posibilidades que la tecnología brinda. ¿Qué crees que le falla más a la gente? ¿Hay una barrera y no llegan ni a lanzarse porque no saben cómo empezar? O una vez que han empezado, ¿qué problemas crees que se están encontrando más frecuentes? 

Ury Penas: Bueno, la gente cuando empieza con la parte técnica lo hacen muy animados y luego al primer revés se vienen abajo, se ofuscan y no encuentran. Yo mismo a veces intento buscar alguna cosa y me cuesta encontrarla, y eso que más o menos lo domino. Pero la gente se bloquea al primer recodo que se encuentra. «En Active Campaign o en Mailchimp busca tu ID para conectar». Ya está, ya viene el bloqueo. Entonces, creo que hace falta mucho. Ya te digo, por ejemplo, el curso de Isra Bravo de Email Marketing es un curso de escribir, y el mío no es nada de escribir, porque no soy copywriter. No voy a ocupar la plaza de alguien. Igual meto alguna lección, pero de un profesional que me diga que quiere hacer una master class. Creo que a la gente el tema técnico se les viene encima en seguida. De hecho, yo facturo mucho a personas que tienen problemas con el tema técnico y me dicen, oye, ¿cómo monto esta automatización, cómo hago que un correo venga y les ponga una etiqueta? Pues todo esto es lo que yo doy en este curso, para que la gente sepa, mirando estos vídeos, montar la parte técnica de su estrategia de email marketing para luego enviar una newsletter, un correo diario o lo que les dé la gana. Tendrán conectados Active Campaign o Mailchimp con su WordPress. De hecho la primera lección es darse de alta en Active Campaign, luego crear la lista, luego crear etiquetas, crear automatizaciones, crear los formularios. Es decir, he cogido el menú de Active Campaign y, paso por paso, he explicado todo. Y con el Convert Pro, con WordPress. Creo que una persona que mire este curso podrá montar su sistema de email marketing enseguida, vamos, de aplicación inmediata. 

Michel Toumi: Veremos pronto este curso. ¿Qué más proyectos tienes a corto plazo para la academia? 

Ury Penas: Seguir con el podcast. Yo he hecho radio, me apasiona la radio, es mi vida. Apretar más el podcast, es decir, conseguir hacer un capítulo cada semana. Esto, por una parte. Reforzar la academia, llegar a tener una academia que rule mucho funcionando bien. El primer paso es tener este curso, a partir de ahí que la gente vaya a la academia. Es decir, podcast, del podcast al curso de email marketing, y del curso a la academia. Esta secuencia. 

Michel Toumi: Todo esto por un motivo que has comentado antes, el motivo por el que montaste tu negocio, porque persigues un sueño. Creo que lo has resumido antes, corrígeme si me equivoco, que era dedicar tu tiempo no a tu negocio, o mejor dicho, hacer que tu negocio trabaje solo, y no cambiar tiempo por dinero. 

Ury Penas: Es que no es rentable. Porque si ahora nos pasa algo la hemos jodido. Pero todo esto tiene un sueño final, un sueño final lejano. El objetivo de todo tiene forma de casa. Tiene forma de pueblo, tiene montaña delante. Tiene una chimenea de fuego. Tiene una ventana con vistas a un bosque nevado. Ese es mi objetivo. Ah, y un panda en la puerta, un panda de esos de montar [risas]. Mi objetivo de trabajar para mí mismo es conseguir con el tiempo (la niña naturalmente es muy pequeña), pero es acabar trabajando en un pueblo. ¿Sabes esos veterinarios que van por los pueblos curando vacas? Pues yo con el panda curando ordenadores por las granjas. Mi objetivo es salir de la ciudad. Mi objetivo es largarme de la ciudad y vivir en un campo, en una casa, y poder seguir trabajando tal como estoy ahora. Mira, yo no sé si ves aquí el fondo por mi ventana, estoy en un coworking. Esto me vale 200 euros al mes, pero esto es mi vida. Yo necesito un sitio como este. Si no me puedo permitir esto, lo dejo. Yo no voy a estar encerrado. Esto es mi vicio. 200 euros al mes, lo sé. Pero yo necesito luz, necesito vida. Y la ciudad no me gusta. El objetivo final es poder llevar mi negocio a la montaña. 

Michel Toumi: ¿Ya sabes a qué pueblo? 

Ury Penas: Bueno, sí, hacia el Pirineo de Cataluña, supongo que tirará para allí. Hombre Cantabria me encanta, todo esto, pero nos tenemos que quedar por Cataluña. Pero sí, cuanto más arriba, mejor. Un pueblo con dos cabras y un abuelo, con sus servicios, un pueblo tranquilito, ya digo. Y montar un sistema. Que la gente que tenga problemas con los ordenadores en la granja, o problemas con internet, o en su página web, yo coja mi panda y haga mi recorrido, como el veterinario de la zona que va por ahí. Yo con mi panda cuidando esto, y hacer páginas web desde allí, mi academia y la formación, formar también a los pueblos. Hay mucha desinformación sobre digitalización, digitalizar mucho los pueblos. En cuanto pueda me largo a la montaña. Ahora con la niña todo es complicado, pero ese es el objetivo. 

Michel Toumi: Hace poco me contaba alguien un objetivo parecido al tuyo, hablando de coworking, él pensaba además que sería una cosa chula montar un coworking en un pueblo, porque cada vez hay más emprendedores que están pensando en lo mismo. Y oye, por qué no crear un espacio en alguna masía, en alguna casa, donde además tú puedas dar soporte y puedas tener ese espacio para que otros autónomos como tú trabajen en un entorno con todas las facilidades.

Ury Penas: Sí, sí, sí, es una gran cosa, es una cosa muy chula. Ahora mismo tiene cuatro años la peque, toca vivir por ella, pero el objetivo está allí y vamos en camino, porque va a ser seis años que estoy trabajando para mí mismo y yo creo que lo voy a conseguir. Esa es mi idea. El Panda tiene que estar también. Un pando todo terreno [risas]

Michel Toumi: Yo seguro que te leeré y veré si has alcanzado ese sueño. Si algún oyente te quiere también seguir, dónde puede hacerlo. 

Ury Penas: Pues mira, estoy en LinkedIn como Ury Penas. Además, tenía mucha manía con el apellido y a base de estar en redes sociales lo he interiorizado, cada vez me cuesta menos. Si me quieren encontrar, pues estoy en ultreiaprojects.com. Ultreia es una palabra del Camino de Santiago que significa adelante, adelante, adelante. La gente, en lugar de buen camino, dice ultreia, todo esto nació en medio del Camino de Santiago, mi gran sueño. Y luego tengo una academia, pero ya digo, me cuesta mucho montar cursos. Se llama emprendermola.com. Y me gustaría que se suscribieran, porque me hace mucha ilusión ver las aperturas de los correos, ver que la gente me contesta, me sonríe. Hay gente que me escribe que de verdad parezco, no sé, la Encarna Sánchez de hace años. «Ostras Ury, me lees el pensamiento. Hoy me voy más feliz a dormir». Hija mía, que me vas a hacer llorar, saber que haces feliz a la gente. Esto es la hostia.

Michel Toumi: Una entrevistadora te dijo una vez que lo primero que hacía al levantarse era leer tu correo. 

Ury Penas: Si, sí. Gente que dice me tomo un cafelito con tu correo a ver qué nos cuentas. Es que incluso coges responsabilidad, no puedo fallar. En los días que veo que va a haber follón al día siguiente con la niña o con algo, lo escribo por la noche. El fin de semana normalmente lo escribo al mediodía, pero si juega el Barsa o veo que la cosa se va a complicar un poquito, lo escribo por la noche, ya lo tengo. Además, con 500 correos me he ganado el derecho a un día decir, mira, hoy lo escribo corto sólo para poderlo enviar y mañana escribimos más, porque ya he demostrado que tengo la rutina, que no les voy a fallar. 

Michel Toumi: Muy bien Ury, llevamos ya más de una hora aquí hablando. 

Ury Penas: ¡Ostras! 

Michel Toumi: Un placer hablar con profesionales como tú. Seguro que repetimos. A lo mejor desde aquella masía en la ladera de alguna montaña del Pirineo. Y bueno, Ury, hasta entonces, mucha tinta y muchos éxitos. 

Ury Penas: Muchísimas gracias por invitarme. Me lo he pasado muy, muy, muy bien. Tienes una calma, tío. Yo que soy una moto. Qué pausa. Menos mal que has puesto tu pausa en la entrevista, porque yo voy aceleradísimo, hostia. Me ha ido muy bien.

Michel Toumi: Haremos tandem algún día. A lo mejor podemos hacer algún día una entrevista juntos. 

Ury Penas: Si, ya hablaremos. Porque esto lo tengo que devolver. Va a ser muy reciente, pero yo para el podcast te tengo que llevar. Tu correo me encanta y la calma que transmites tío, qué calma, por favor, qué envidia. Yo que soy una puñetera moto [risas]. 

Michel Toumi: Gracias, Ury. 

Ury Penas: Muchísimas gracias. 

Michel Toumi: Hablamos pronto. 

Ury Penas: Hasta pronto. Un saludo. 


No te pierdas ninguna entrevista

Estas han sido los últimas entradas en la sección Detrás del teclado:

Apúntate a mi lista para no perderte ninguna entrevista y escríbeme para sugerir nuevos invitados, preguntas que te gustaría escuchar o cualquier otro comentario sobre el programa 😉


Enlaces de afiliado

Cualquier enlace con un asterisco (*) indica que se trata de un enlace de afiliado. Si haces una compra siguiendo ese enlace no pagas más y yo podría llevarme una comisión (ver aviso legal).

2 comentarios en “Podcast. Episodio 008. Entrevista a Ury Penas, programador web y formador”

  1. Hola Michel. Soy terapeuta online anti migrañas y cliente de Uri a la que conquistó tal y como dice, laboralmente. Me costó tres años encontrar un profesional responsable, educado y que se implica en mis web y mis necesidades. Es tal cual ha contado en esta entrevista. Claro y proactivo. Yo no necesitaba más problemas, sino que me aportará soluciones. No hay semana que no diga su nombre acompañado de un «Síguele o llámale». También aprendo mucho de su enfoque. Gracias por acompañarme en este ratito de podcast. Un abrazo a ambos.

    1. Muchas gracias Séfora por tu comentario. Como bien dices, Ury transmite con claridad en la entrevista (y en su lista de correo) qué tipo de profesional y de persona es. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *