Podcast. Episodio 028. Entrevista a Arturo García, Cerdo Estratega

Programa emitido el 22/10/2021


Todas las entrevistas | Puedes escucharlas también en Apple Podcasts | iVoox | Spotify | Google Podcasts | Amazon music y en otras plataformas buscando por «Detrás del teclado» o con este RSS


Introducción

Hoy tenemos a uno de los referentes en España en el mundo del diseño web, el marketing digital, las membresías y el copywriting, aunque él diga que hay cientos de diseñadores mejores, y que él no es copywriter.

Hablaremos de muchas cosas relacionadas con todo lo anterior, con la estrategia como colchón y envoltorio de todas ellas.

Entre otras ideas, veremos:

  • En qué se parece Arturo García al actor que encarna Roy Kent en la serie Ted Lasso.
  • Por qué el negocio que (hasta hoy) es su buque insignia ha tenido tanto éxito, y qué factor le ha permitido multiplicar, aún más, sus resultados.
  • Cuál es uno de los mayores problemas que limita a los emprendedores y que no te enseñan a superar en ninguna escuela de negocios.
  • Cómo un «hater» converso le ayudó a bautizar a su nuevo proyecto de membresía y qué podemos esperar de él.
  • Por qué le fue bien desoyendo a los expertos de SEO, y por qué no deberías fijarte en sus correos para escribir los tuyos.
  • Qué sorprendente giro va a darle a sus acciones de marketing para llevarse a sí mismo la contraria.
  • Qué ha hecho (y sigue haciendo) mucho daño al copywriting, y qué inusual camino escogería si empezara de cero como copywriter.
  • Por qué muchos autónomos en el mundo del marketing digital trabajan mal, crecen poco y cobran peor.
  • Cómo puede alguien que deja de dar servicios seguir formando sobre cómo ofrecer esos servicios.
  • Por qué el copywriting puede ser mágico… aunque no seas copywriter.

Os dejo con lo que hay detrás del teclado… de Arturo García.


Personas y referencias citadas

Copywriters


Para saber más de Arturo García

Entrevistas


Transcripción de la entrevista

Despliega el texto

Michel Toumi: Buenos días, Arturo. Bienvenido y gracias por dejar asomarnos a lo que hay detrás de tu teclado.

Arturo García: Buenos días, Michel. Encantado de estar aquí. Tenía unas ganas que no te imaginas.

Michel Toumi: Yo también. Arturo, ¿conoces la serie Ted Lasso?

Arturo García: No tengo el placer.

Michel Toumi: Mira, es una de las series del momento. Hay un personaje que se llama Roy Kent, sobre el que se ha estado hablando durante meses sobre si estaba encarnado por un humano o era una creación de ordenador. Al actor le dieron un Emmy hace poco y subió al escenario a recogerlo demostrando que era de carne y hueso.

Mucha gente que escucha este podcast ya sabe quién es Arturo García, pero vamos a pensar que no te conocen y que hoy, el día que estamos grabando te buscan en Internet. Si miran por LinkendIn, nada. Si buscan por redes, agua. Además, se pueden volver locos porque Arturo García hay unas cuantos. Si entran en tu web se encontrarán con la foto de un chaval y con contenidos no muy actualizados. Si van a tu academia de diseño web, la verán cerrada para nuevos alumnos. Y si te buscan por tu nuevo proyecto que estás anunciando, puede que se sientan más confundidos.

Para todas las personas escépticas, os diré que Arturo existe. Lo tengo aquí delante en pantalla, y muchas personas no sólo lo conocen, sino que podrían escribir una biografía suya si son suscriptores de su lista y algunos de su academia. Así que para los que no, Arturo, dinos quién eres y a qué te dedicas.

Arturo García: Efectivamente, no soy un fantasma. Empecé en esto del emprendimiento en 2012, o sea, que ya ha llovido, llevo mucho tiempo dando tumbos. En mis inicios como diseñador web, desde 2017 empecé a dar formaciones para emprendedores y diseñadores web profesionales. Ahora mismo tengo una academia que, como bien has mencionado, está cerrada en estos momentos, en los cuales estamos grabando una de las muchas estrategias y jueguecitos que me monto para probar que funcionen determinadas cosas y desde 2017 me dedico principalmente a la formación.

Sigo haciendo o hecho hasta hace poco páginas web, pero ahora mismo el rumbo que estoy cogiendo va mucho más por temas de formación en marketing digital. Tengo dentro de poco el lanzamiento del nuevo proyecto del cual hablaremos, que es un nuevo paso en ese recorrido. Pero básicamente me dedico al marketing digital, al principio, a temas de diseño web y ahora, sobre todo, a temas formativos.

Michel Toumi: De alguien que ha escrito diez libros, diríamos, cuanto menos, que algo debe saber de escribir. Más o menos esa es la extensión de los correos que has escrito en tu lista, unos 900, casi siempre con periodicidad diaria. Además, la conversión de suscriptores a alumnos, de tu público objetivo es del 33%, frente al 1,5% de media en este canal. Este chico no sólo sabe escribir, sino que sabe vender. Las cifras son abrumadoras. ¿Cuáles son los ingredientes principales de este éxito?

Arturo García: Bueno, dos matices. Es verdad que llevo más de 900 correos escritos desde 2019. Si sumas las palabras que siempre son más 500 o 600, es verdad que da para escribir entre siete y diez libros. Aunque escribir siete o diez libros es mucho más complicado. Mis piezas son muy cortitas, son reflexiones del día a día, es mucho más sencillo que escribir esa cantidad de libros.

Y en cuanto a tasas de conversión, también hay un pequeño matiz. Yo tengo dos tipos de perfiles de mi lista, tengo emprendedores de todo tipo y tengo diseñadores web profesionales. En el rango de los diseñadores web profesionales a los que les vendo mi academia sí que tengo unas tasas de conversión aproximadamente del 33%, es decir, 1 de cada 3 diseñadores web que hay dentro de mi lista han pasado o están ahora mismo por la Academia. En el resto, los emprendedores son un poquito más humildes, aun así está muy por encima de ese 5% que se comenta habitualmente como una cantidad muy buena. En ese rango están aproximadamente en un 16% que está muy bien, sobre todo teniendo en cuenta que no es un producto pensado para ellos, ya que todo el marketing lo hago enfocado a los diseñadores web. A pesar de eso, 16% de mi lista ha pasado también por la Academia de diseñadores web.

Secreto no hay ninguno más allá de entender muy bien qué es lo que quiere tu lista y tus clientes. Yo a los diseñadores web los conozco como si los hubiese parido, porque yo he sido uno de ellos y he vivido todas las peripecias, los problemas, los dolores de cabeza que tienen ellos ahora mismo. Y básicamente, hice el producto que me habría gustado encontrar en 2012 cuando empecé en todo esto. Sabía que el producto era bueno, porque han pasado 9 años y seguía sin haber ninguna academia para diseñadores web profesionales que se centre principalmente en el marketing, la estrategia, la gestión de clientes, la gestión de proyectos… Porque en temas de programación hay muchísimo en Internet, temas como código de plantillas, plugins, herramientas, todo esto lo encuentras a patadas, pero no encuentras una formación que te explique cómo montar un negocio de diseño web a nivel profesional.

Eso fue lo que hice yo, volqué ahí toda mi experiencia de esos años y el resultado ha sido que el producto le ha gustado a la gente, y además, desde 2019 he mejorado mucho mis habilidades de venta. Ya las había ido mejorando en persona, lo que es en temas de negociación para vender páginas web desde 2015 aproximadamente, pero a partir de 2019 empecé a trabajar muchísimo más todo lo que tiene que ver con el copywriting. Ahí ha sido la explosión absoluta, la mezcla de los mails diarios, más la mejora en el copywriting y, por supuesto, tener un buen producto, eso ha hecho que esas tasas de conversión hayan sido las que son en estos momentos.

Michel Toumi: Luego hablaremos sobre copywriting. Tú eres un emprendedor que ha visto crecer mucho su actividad, como estabas comentando, no vamos a hacer un repaso detallado por tu trayectoria, porque esto lo has contado muy bien en otras entrevistas que dejaremos en las notas del programa. Quería preguntarte, ¿cuándo te diste cuenta, si es que fue así, que pasaste de emprendedor a empresario?

Arturo García: Bueno, yo creo que no sería tanto una diferenciación entre emprendedor y empresario. Ahora mismo soy empresario porque hemos montado una empresa. Ya no soy autónomo, pero sigo siendo emprendedor, para mí no son cosas distintas. Lo que sí es diferente es la figura del auto-empleado, es decir, el autónomo, la persona que genera empleo para sí misma y el empresario. Para mí, ahí sí que hay una diferencia muy importante y, sobre todo, una diferencia muy importante a nivel de mentalidad. Yo creo que uno de los grandes problemas que hay con los emprendedores de hoy en día es que confunden ser agradecidos con el conformismo.

Es decir, yo creo que todos tenemos que ser agradecidos. Yo me considero una persona que tengo todo lo que podría esperar y tengo más de lo que me imaginaba cuando empecé a emprender en Internet, por lo tanto, estoy súper agradecido, estoy muy contento de todo lo que tengo, pero no me conformo con eso. Soy inconformista por naturaleza.

Sin embargo, esa diferenciación en muchos casos no la hacemos, decimos Bueno, pues ya tengo un sueldito y ya me voy ganando la vida en Internet, me conformo con eso. Ahí ya creo que empezamos a fallar, empezamos a limitar nuestro propio potencial. En un momento dado yo me di cuenta de que no tenía por qué conformarme con lo que ya tenía. De hecho, cuando dejé de vender servicios, que no hace tanto, fue en parte por eso, porque veía que tenía que tener una cosa o la otra; tener tiempo o dinero. Es decir, tenía que sacrificar uno de los dos recursos más valiosos que tenemos, porque si trabajaba mucho para generar dinero con la venta de servicios, resulta que me quedaba sin tiempo. Si quería tener más tiempo disponible, mis recursos económicos se resentían.

Así que busqué la manera de crecer, de escalar mi negocio, de generar más ingresos sin sacrificar mi tiempo disponible. Y ahí aparece la mentalidad de empresario, porque eso solo no lo puedes hacer. Llega un momento en el cual empiezas a necesitar ayuda, y por mucho que a mí siempre me ha gustado volar sólo o con un equipo muy pequeñito, llega un momento en el cual te das cuenta de que necesitas ayuda sí o sí, porque tú ya no puede llegar a todo. Es imposible. Si haces una estrategia de marketing, por ponerte un ejemplo muy sencillo, como la que hago yo, y resulta que te responden 10-12 personas al día, o un correo gusta mucho o molesta mucho y te responden 40 personas y tienes que responder todos esos correos, más todas las colaboraciones, más crear contenidos, más dar soporte a tus alumnos… Llega un momento en el cual revientas, es imposible.

Así que, para mí, el salto fue darme cuenta de que mi marca, mi comunicación, el copywriting o la experiencia que ya tenía, tenía mucho más potencial y podría llegar a mucha más gente y ganar mucho más dinero. Sin embargo, no lo estaba haciendo por una serie de limitaciones que me tenían un poco encadenado. Así que, en ese momento es cuando me di cuenta de que necesito ayuda y paso de la mentalidad de no me voy a dar mi propio trabajo, no quiero ser mileurista o cobrar 2000 euros y ya está, sino que quiero verdaderamente montar un negocio potente y llegar si puedo, a ganar un dineral con prácticamente nada de trabajo. Es un poco el objetivo a largo plazo, que estoy lejos todavía, pero ese es el cambio de mentalidad.

Michel Toumi: Y para eso has creado una empresa con un nombre memorable que, como te dijo Isra Bravo, «cómo no lo vas a petar con un nombre así», la marca es «Cerdo Estratega». Lo primero que se preguntará la gente es cómo diste con esa marca que por suerte no te tumbaron en el registro.

Arturo García: Bueno, en el registro me pidieron cinco marcas diferentes por si acaso la primera estaba ocupada, yo ya tenía mis dudas de que fuese a estar ocupada, pero generé otras cuatro marcas. Me dieron la primera, evidentemente.

El tema es que esta historia tiene dos partes. Por un lado hay una fábula, una anécdota, un cuento popular, no sé lo qué es exactamente, que habla de un cerdo y una gallina que van a montar un restaurante. Resulta que cuando se ponen a buscar el nombre para el restaurante están los dos muy emocionados, y la propuesta que hace la gallina es: lo podemos llamar Bacon and Eggs, tocino y huevos. Al cerdo no le hace ni puñetera gracia porque dice Coño, esto no lo veo, no voy a meterme en el negocio contigo porque a mí eso no me mola un pelo. La gallina dice Pero bueno, si estábamos muy emocionados, cómo no te va a gustar ese nombre. El cerdo le dice, pues mira, porque mientras tú pones los huevos, que básicamente es lo que te sobra, yo tengo que dejarme la vida. Entonces, es una anécdota que a mí me gusta mucho porque yo siempre digo que hay emprendedores gallina y emprendedores cerdo. Hay gente que lo da todo y que verdaderamente bueno, pues hace todo lo necesario, lo imprescindible y mucho más para montar su negocio, para llegar a donde quiere llegar. Y hay emprendedores que sí que van a montar un negocio, pero a medio gas.

Esto era una idea que yo tenía allí, pero además, un día me llegó un correo de una respuesta a uno de mis emails, y un correo de una persona molesta, que recibo bastantes de esos. Y está un poco ofendido, ya no recuerdo cuál era el tema, pero él me decía que yo no tenía ni idea de lo que estaba hablando y que básicamente, que yo era un cerdo estratega. Y lo dijo como un insulto, me lo decía como algo malo. Pero bueno, yo me quedé con la idea y me gustó ese nombre. Y de hecho, curiosamente, esa persona después de haberse molestado tanto, unos meses después entró en la Academia como alumno. Así que me dio aquella idea y al final acabó entrando, así que todos contentos.

Michel Toumi: ¿Y él se acuerda de que te ha dado la idea? Es decir, te ha escrito para decirte Oye, yo te llamé eso que has puesto en tu empresa.

Arturo García: No, no me he vuelto a escribir con él, aunque sigue dentro de la Academia. No sé si habremos cruzado algo en el soporte, pero yo no le dije nada de eso y no sé si se acordará de aquel correo, pero igual le voy a dar las gracias por eso.

Michel Toumi: Me interesa, Arturo, saber cómo vas a hacer el tránsito entre una marca reconocida y tan personal como Arturo García a la de Cerdo Estratega. ¿Habrá una transición de una a otra, convivirán en el tiempo, una quedará asociada a la Academia de diseño web y la otra la reservas para otros proyectos?

Arturo García: Bueno, ahora mismo mi marca personal está en Arturo García. La gente me conoce como Arturo García. Mi página original, la que está abandonada con el tema del blog es arturogarcia.com. Después lanzamos Diseñadores Web Pro, que es como otra pata, pero quise darle una marca independiente de mi nombre por todo lo que pueda pasar en el futuro y para separar un poquito los conceptos.

Ahora hemos creado otra marca, Cerdo Estratega, que va a ser la que vamos a trabajar de ahora en adelante. Arturogarcia.com va a quedar no te digo abandonado porque no es así, va a quedar como un blog, aprovechando el posicionamiento que tiene, para generar ingresos de afiliados y para también, de alguna manera, echar un cable a mis alumno. Teniendo la autoridad que tiene, seguro que les va a venir bien recibir enlaces desde ahí, voy a dejar para que el que quiera de mis alumnos escribir un post de invitado en arturogarcia.com, pues que lo pueda aprovechar. Va a quedar un poco apartado. Diseñador Web Pro va a seguir creciendo con su marca independiente al igual que Cerdo Estratega, pero, como es el que estamos creando, es donde voy a volcar mi marca. Y creo que por una cuestión de asociación y de cómo funciona todo el tema de las marcas, sobre todo en Internet, la gente empezará a asociar Cerdo Estratega con Arturo García y convivirán ambos nombres durante un tiempo, no lo sé.

Esto ocurre en muchísimos proyectos. Si piensas, por ejemplo, en Blogger 3cero, un blog de SEO buenísimo, creo que el que más tráfico tiene en habla hispana sobre SEO. Empezó con esa marca, pero todo el mundo sabe que quien está detrás es Dean Romero. Dean Romero tiene su autoridad exactamente igual, y si tú hablas de Blogger 3cero es hablar de Dean Romero. Entonces, llega un momento en el cual se entremezclan las cosas. Ahora la gente que no conoce Cerdo Estratega, lo irán conociendo y bueno, me conocerán por ambas cosas ya en un tiempo de manera más o menos indistinta.

Michel Toumi: Lo que sí que harás será migrar tu lista desde Arturo García a Cerdo Estratega. A partir de ahora escribirás desde Cerdo Estratega.

Arturo García: Sí, porque eso es algo que teníamos que haber hecho ya. Arturogarcia.com empezó con una newsletter, yo iba enviando correos desde una dirección que era social@arturogarcia.com, y cuando dimos el salto a Diseñadores Web Pro, yo no cambié esa dirección de envío. De hecho, los correos que recibe mi lista son desde esa dirección. ¿Qué ocurre? hay gente que entra en Diseñadores Web Pro y recibe un correo de social@arturogarcía.com y ni siquiera saben quién es esa persona o no lo asocian directamente de manera inmediata. Yo tenía que haber hecho ese cambio, pero me da pereza, qué quieres que te diga. Todo el tema del cambio, de tener que enviar desde otra dirección, a la gente que si le llega al spam o la carpeta de promociones etcétera, etcétera. Ahora sí que llega un momento en el cual lo tengo que hacer como lo debería haber hecho antes, voy a empezar a escribir desde Cerdo Estratega lo que es la newsletter, porque no voy a seguir enviando correo diario para Diseñadores Web Pro. Hasta ahora llevo dos años promocionando Diseños Web Pro con emails diarios y ahora mi esfuerzo del email diario se va a volcar en Cerdo Estratega. Con Diseñadores Web Pro lo venderemos de otra manera distinta, más automatizada.

Michel Toumi: Ese seguirá siendo tu principal canal de captación, el correo diario. Como hemos dicho al principio de la entrevista, las redes sociales no las trabajas y con otro tipo de canales sí que trabajas, por ejemplo, hacer podcast, salir en entrevistas, pero las redes las tienes apartadas y buena parte de lo que es ahora Arturo García y Diseñadores Web Pro se ha basado en el correo diario.

Arturo García: Yo te diría que casi todo mi negocio se ha basado en el correo en general, en el email marketing. Y hace unos años mi nivel de copywriting y de conocimientos en el marketing era muchísimo más escaso del que puedo tener ahora. Pero siempre ha habido algo, antes cuando hablabas de la marca personal y sobre cómo la gente me reconocía, yo tenía un blog, arturogarcia.com, que posicionaba muy bien. Por lo tanto, el tráfico llegaba ahí y de manera natural, por intuición, un poco involuntariamente empecé a hacer cosas distintas a lo que hacía la gente. Yo recuerdo que uno de mis amigos en este mundillo, Luis Revuelto, SEO, por aquella época salíamos a correr en Salamanca, según íbamos corriendo me decía Tío, haz infografías, monta el blog, etc. Me iba dando consejos en mis inicios y yo le decía Macho, yo no sé hacer artículos de 500 palabras y me decía, No, no más de 1000 no hagas, la gente no se los lee. Yo hacía artículos de 2000, 2500 o 3000 palabras y me decía, Eso no, tío, de verdad que no, y resulta que  esos artículos posicionaban muy bien. Estamos hablando de 2013, ahora ya todo el mundo hace artículos largos, pero en aquel momento no.

En aquel momento recuerdo que Yoast, el plugin de SEO que hay en WordPress te decía ‘’La entrada tiene más de 300 palabras’’, y te ponía todo en verde lo que estaba bien. Y yo hacía artículos 10 veces más que eso. Eso funcionó bien, y además lo hacía desde mi punto de vista, nunca escribí realmente para Google, escribía lo que me apetecía y con mi propio tono para mi gente. Bueno, empezó a generarse una comunidad en torno a esos contenidos y que luego pasaron al email.

Porque yo no empecé con el email marketing desde el día uno, empecé casi a finales de 2014, y al principio escribía un correo a la semana más o menos. Ya el primer curso que vendí fue con email marketing, no hice absolutamente nada a nivel de webinar, de product launch formula ni nada por el estilo, simplemente envíe una serie de correos para prevender un curso que no estaba creado todavía y que lo vendía en preventa. Y yo recuerdo perfectamente aquella tarde, un viernes por la tarde estaba en la parcela con mi pareja y yo estaba saltando en la cocina de ver cómo caían las ventas por la tarde. Eran aproximadamente las siete, una venta de 300€, otra venta de 200, y sigue hasta 6000. Y yo que estaba acostumbrado a hacer páginas web de 3000, 4000 o 5000 euros, alguna vez había tenido suerte o la posibilidad de hacer páginas más caras, pero como norma general, eran páginas de menos de 3000€ y la mayoría de los diseñadores web no llega ni siquiera hacer páginas de más de 2000. Para mí haber conseguido esa cantidad dinero en una tarde me parecía increíble, estaba flipado y emocionado. Me recuerdo perfectamente saltando en la cocina, no me lo creía. Entonces me di cuenta de que algo había que funcionaba y que tenía potencial. Después estuve vendiendo cursos y demás. Pero ya cuando me he puesto en serio con el email diario y la combinación entre una membresía como la mía y el email diario es muy potente, ahí es cuando me he dado cuenta de que podía vender todos los días. De media hemos vendido un poquito más de uno al día desde que empezamos con la Academia, así que eso ha sido lo que ha dado el impulso. Y eso es lo que, por otro lado, me ha dado también mucha más marca y más relevancia.

Ahora en mi lista hay muchos copywriters, emprendedores que no tienen nada que ver con el diseño web, aunque yo hablo mucho de diseño web en esa lista, pero también entran por el tema de ver cómo escribo y cómo me lo monto para vender con el email.

Michel Toumi: Cuando arrancaste con esa lista, ¿cuántos suscriptores tenías aproximadamente?

Arturo García: En ese momento no lo recuerdo exactamente, porque yo llegué a tener unos 21.000 suscriptores, luego vino todo el rollo del RGPD, las limpiezas de lista y demás. Creo recordar que en aquel momento debían estar unas 7.000 personas más o menos. Ahora tengo unos 5.500 porque me gusta limpiar lo máximo posible, lo hago de manera manual. Es decir, de vez en cuando a la gente que no ha abierto en los últimos tres meses me la cargo sin más. Y lo hago también con correos, me gusta filtrar con los correos. Muchas veces no hace falta ni que limpies tu lista manualmente, sino que tú te pones a enviar correos y cuanto más bruto te pones, más agresivo, más vehemente, más limpias tu lista.

Mi objetivo es mantener un determinado nivel de tensión de compra. Es decir, que la gente que esté dentro esté con ganas de comprar mis productos o que se marche porque está molesta. No me interesa tener gente que está a medio gas o a medias tintas porque al final a mí no me sirve de nada. Vas escribiendo en un momento dado, pueden entrar o lo que sea, pero yo escribo para vender, ese es el objetivo. No escribo para entretener. Yo entretengo porque es la manera en la cual capto gente, y que lean el siguiente correo porque les gusta lo que puedo escribir, pero ese no es mi objetivo. Mi objetivo no es ser humorista ni estar entreteniendo a las personas en sus casas, mi objetivo es vender. Por lo tanto, intento filtrar a gente que me puede comprar en algún un momento y el que no, seguro tiene un montón de listas y cosas mejores que hacer con su tiempo.

Michel Toumi: Mencionabas que Luis te decía que tus a primeros artículos eran muy largos. Tus correos son muy largos, son más largos que la media del sector, ¿también hay gente del sector que te dice que son correos con demasiadas palabras?

Arturo García: No, no me lo ha dicho nadie, pero yo sí pienso que deberían ser más cortos y te explico por qué. Una de las gracias del email diario es que una persona cuando recibe este correo diga ‘’Lo voy a leer’’, y lo debería de leer con independencia de que esté sentado en la taza del váter, de que está esperando el autobús o de que esté desayunando.

Sin embargo, considero que cuando el correo es largo lo dejamos para después, para cuando sea un momento adecuado, o si es un más denso de lo habitual, es muy probable que la persona necesite un tiempo, un poquito más de calma y de foco para leerlo y enterarse de algo. Cuando ocurre eso la persona dice ‘’Lo dejo para después’’, eso en el marketing es un suicidio. Es decir, puede ocurrir que ya no vuelva a leer nunca más ese correo. Todos sabemos cómo van nuestras bandejas de correo y la cantidad de emails que vamos a recibir todos los días. Es muy posible que después no los lean. Además se puede generar otro problema distinto, es que si son muy largos, a la gente le pueda costar esfuerzo leerlos y por tanto, en lugar de decir ‘’El de mañana lo leo con muchas ganas’’, decimos: ‘’Uf, pero es que ya tengo el de ayer y ahora tengo otro’’. Son correos de cerca de mil palabras y ahí es cuando la gente pueda llegar a desconectarse. A mí me cuesta mucho no enrollarme tanto cuando hablo como cuando escribo [risas]. Es un ejercicio que tengo que hacer más, así como hay veces que tengo que dedicar esas palabras porque lo que quiero explicar lo necesita. Pero como norma general, no debería de pasar de 500 palabras. Yo soy consciente de ello, no me lo ha dicho a nadie, pero creo que debería estar siempre por debajo de 500 palabras que casi nunca estoy.

Michel Toumi: Recuerdo cuando iba a lanzar el podcast, fuiste de las primeras personas a las que se lo conté. En un cruce de correos y alguno posterior, ya tenías alguna idea sobre tu interés por el podcast como formato y por el copywriting como terreno de juego en el que querías estar. Luego fuiste armando las piezas y dando forma a Cerdo Estratega. Una de las cosas que me gusta de ti es cómo ajustas el rumbo a medida que vas pensando y haciendo algo que quienes te seguimos casi podemos ver en directo. ¿Cómo ha ido evolucionando en tu cabeza Cerdo Estratega y en qué punto está ahora?

Arturo García: Wow, Michel. Esto ha sido un parto, ¡pero no de nueve meses! Esto ha sido un parto de dos años y pico. La idea de Cerdo Estratega empieza a rondarme la cabeza después del verano de 2019. En ese momento yo tengo la idea de ¿y si montas un podcast? ¿y si haces algo de copywriting? Yo en aquel momento no tenía ni idea de qué formato iba a tener. Estaba pensado en vender algún curso suelto, en hacer algo impreso en papel, ideas al aire. Yo tengo en mis aplicaciones de notas un listado enorme con ideas de negocio, pero enorme, te estoy hablando de muchas decenas de ideas de negocio. De hecho, he montado un montón de páginas de nicho. ¿Qué ocurre? Que siempre pasa lo mismo, cuando tienes demasiados huevos en la cesta, cuando tienes demasiadas cosas no atiendes ninguna bien, lo vas dejando a medias y ninguna acaba de explotar al cien por cien. Si yo hubiese seguido con el diseño web y hubiese montado una agencia, seguramente ahora tendría una agencia potente. No quise, me apetecían otras cosas. Si hubiese trabajado mis páginas de nicho bien, seguramente ahora tendría unos ingresos pasivos bastante interesantes, pero como siempre metía más cosas, nunca llegué a trabajar ninguna en condiciones. Si hubiese seguido con mi curso Tu web de cero a 100, que fue el primero que lanzamos en 2017  y que hicimos cuatro ediciones, pues seguramente ahora sería un curso mucho más evolucionado y con muchísimos alumnos. Pero también me cansé de él o quise hacer un cambio de rumbo y no llegué a aprovechar al máximo. Y a finales de 2018 dije Mira, esto no puede ser, no puede estar cambiando cada dos años porque te apetece, esa es mi inquietud como emprendedor. Pero nunca llegaba a consolidar nada, entre otras cosas, porque no tenía equipo y por tanto, como yo solo no llegaba todo, iba dejando a medias lo que había empezado previamente.

Cuando se me ocurre esa idea de Cerdo Estratega después del verano de 2019 dije Mira, no te vas a meter en esto porque esto es un chaperón, porque tú ya tienes tu marca, porque tu marca ahora mismo es un trasatlántico que va por el diseño web y todo el mundo te tiene posicionado como diseñador web, si tú ahora te vas a temas de copywriting vas a tardar un montón o la gente no va a entrar bien con tu mensaje porque no te consideran copywriter. En ese momento se me ocurre esa idea. Pero ahora lo que hago es que no me meto en nada hasta que no ha pasado un montón de tiempo y sigue sin irse de la cabeza, y eso fue lo que ocurrió con Cerdo Estratega. Yo utilizo Trello para ir juntando ideas, y voy volcando ideas y más ideas. Iban pasando los meses, pasó un año entero, un año y medio y yo veía que eso no se me iba de la cabeza. Ya llega un momento en el cual dije, Esto lo tengo que hacer porque es una inquietud a nivel personal y a nivel profesional. Porque, además, yo vengo del mundo de la publicidad y las relaciones públicas, eso es lo que yo estudié originalmente. El tema del diseño web ha sido siempre una salida cuando yo me incorporé al mercado laboral en el 2010-2011. Las cosas estaban como ese modo de publicidad por aquella época con aquella crisis y busqué mi hueco en el diseño web. Y ahí he creado mi carrera y mi marca.

Pero realmente, como se suele decir, la cabra tira al monte y a mí me apetecía mucho volver a esos orígenes. Además, a partir de 2019 con todo el tema del correo diario y todo lo que fui aprendiendo de copywriting, del auténtico copywriting, porque creo que se ha hecho mucho daño al copywriting, entre 2008 y 2015 creo que se hizo muchísimo daño al copywriting con una serie de mensajes que se vertieron en el mundo del marketing. Yo no conocía lo que era el verdadero copywriting. Ya a partir de 2019 sí que me preocupé por aprender de los clásicos, por aprender de gente que hacía cosas diferentes, por cogerle un poco el gusto a esa profesión. Me enganché como nos ha pasado a tantísima gente, y es una idea que no podía soltar. Y una idea cuando se te engancha en la cabeza y empieza a desarrollarse es que no hay quien la pare. Esa idea ha ido evolucionando hasta lo que es a día de hoy, ya con una formación muy clara tengo muy claro lo que quiero hacer con unos medios de difusión muy claros. Por ejemplo, con el tema del podcast. También seguiremos con el email diario, o con un email muy continuado, no sé si diario, porque no siempre me da tiempo para estar escribiendo todos los días, pero seguiremos por esa línea. Además me planteo incluso hasta meterme en alguna red social, ¿qué te parece? Estoy que le doy todo.

Michel Toumi: Me dejas anodadado.

Arturo García: Sí, me lo estoy hasta planteando. Empezar por una y ver qué tal va la cosa, porque es verdad que no es una cosa que me llame lo más mínimo, pero también que a mí no me guste no quiere decir que no funcione. Oigo a gente que dice que las redes sociales no funcionan, yo no creo que sea eso. Lo cierto es que la mayoría de la gente no gana dinero con las redes sociales, eso es un hecho, no es una opinión, es un hecho. Pero también es verdad que la mayoría de la gente no gana dinero ni con su página web, ni con el marketing, ni con nada, pero es porque no saben cómo trabajar todos esos canales de comunicación. Y yo creo que si lo sabes trabajar y ya tienes controladas las bases de la persuasión, lo que quieres decir y comunicar, el producto que quieres vender, a quién se lo quieres vender, pues ahí puedes vender con el email, en tu página web, en redes sociales, en todas partes. Porque lo que importa es el mensaje mucho más que el canal a través del cual lo comunicamos. Así que igual hasta me animo, ya veremos.

Michel Toumi: Hemos hablado de Cerdo Estratega y creo que hemos dejado algunas pinceladas de lo que va a ser, pero vamos a concretar un poco. Cerdo Estratega, ¿en qué va a consistir?

Arturo García: Cerdo Estratega va a ser una academia muy diferente a la que tengo actualmente, Diseñadores Web Pro, pero basada en el mismo sistema de acceso. O sea, básicamente vas a poder acceder con un pago mensual, un membershipsite, un producto de recurrencia. Yo me he vuelto fan absoluto del sistema de recurrencia, porque me da muchísima estabilidad, te da predictibilidad, es relativamente sencillo cada vez ganar más dinero.

Es decir, si tú cada mes metes más alumnos de los que pierdes, cada vez vas ganando más dinero, se carga todos los picos y los valles que podríamos tener en la venta de servicios. Lo típico de ‘’Ahora tengo tres clientes’’, ‘’En dos meses no me ha entrado nada’’, ‘’Ahora este no me paga la factura’’, ‘’Y ahora he metido de golpe 10.000€ porque he cobrado cuatro facturas, pero resulta que tengo que estar trabajando tres meses y no voy a ver un céntimo’’. Todas esas problemáticas de la venta de servicios, todos esos agobios, todo ese intercambio de tiempo por dinero con un sitio de recurrencia no ocurren. Te cargas todo eso en un plumazo, tú vas generando tus contenidos, tú vas entregando el soporte al cual te has comprometido y el dinero va llegando cada día si lo haces bien. No sólo de las altas nuevas, sino de los que ya estaban de meses anteriores.

Al día de hoy, cada vez que miro Stripe hay dinero nuevo que está entrando sin necesidad de que estés generando nuevas ventas, con antiguos clientes que están pagando mes a mes. A mí eso me parece un lujo. La Academia va a tener un formato diferente a Diseñadores Web, los contenidos van a ser distintos, pero básicamente van a ser sobre estrategia, copywriting, y como consecuencia, ventas. Es decir, yo siempre hablo de que va a ser de estrategia, copywriting y ventas, pero cuando mezclas estrategia y copywriting y lo haces bien, inevitablemente aparecen las ventas. Así que esa es la idea, ayudar a los emprendedores que entren en esa formación. Porque no está pensada, en principio, para copywriters, aunque cualquier copywriter podrá aprender cosas, sino que está pensado para emprendedores que tengan negocios digitales o una parte de su negocio sea digital y quieran generar más ingresos basándonos siempre en esos principios estratégicos y de persuasión, que son los que creo que verdaderamente marcan la diferencia.

Michel Toumi: Y la pieza principal será el podcast, serán contenidos en audio.

Arturo García: Sí. Vamos a tener diferentes contenidos, no te puedo contar mucho porque tengo que ir contándolo en el email diario y a mí me gusta ir generando expectación, así que todavía no te puedo desvelar mucho. Pero sí te puedo decir que una parte de la Academia va a ir en audio completamente. La estamos montando lejos de WordPress, que siempre ha sido mi hábitat natural, ahora la estamos montando en Kajabi, una plataforma que, entre otras cosas, tiene aplicación móvil y tiene la posibilidad de crear un podcast dentro de la propia aplicación. Por lo tanto, seguramente lo que vamos a hacer es que aunque haya contenido que vaya en vídeo, porque en ocasiones me apoyaré con mapas mentales o en algún tipo de presentación, pero también se podrá escuchar en audio. Todos los contenidos van a estar pensados para que tengan sentido en audio, de tal manera que sea mucho más fácil de consumir y se puede consumir de una manera un poquito más pasiva.

Creo que uno de los problemas que tenemos a día de hoy es que hay muchísima información y no podemos atender a todas las formaciones que nos gustaría hacer. La lectura está muy bien, a mí me gusta más leer que escuchar audiolibros, porque puedo subrayar, tomar notas y demás, pero tengo que dedicarle mi tiempo a eso y yo lo que quiero es que la gente pueda formarse conmigo con independencia de lo que están haciendo. Si sales a correr, si vas en el coche, si estás fregando, que puedas estar escuchando lo que yo tengo que decirte sin necesidad de que yo te quite hacer tus cosas del día a día. Entonces lo vamos a trabajar para que la gente pueda formarse de una manera muy cómoda y el audio nos va a servir mucho en ese sentido.

Michel Toumi: Has hablado que entre el 2008 y el 2015 había una serie de mensajes en torno al copywriting que le habían hecho bastante daño. ¿Hablas del copywriting en general, incluido el mundo anglosajón, o hablas solamente del copywriting en español?

Arturo García: Sobre todo en español. Creo que en el mundo anglosajón el copywriting está mucho más evolucionado, y la gente considera a los copywriters vendedores en el mundo anglosajón. En español, lo que ha ocurrido es que se ha asociado el copywriting no a la venta, sino la escritura, y para mí eso es un error muy grande. Ahora mismo sigue ocurriendo, te digo 2008 y 2015 porque ahora mismo ya hay otras corrientes y hay otras personas enviando un mensaje diferente. Pero durante ese tiempo los protagonistas del sector, los actores más importantes, tenían un mensaje que iba por ese lado, ‘’Vive de escribir’’, y vamos a ver, de escribir vive el novelista, el periodista, y ni siquiera, porque el periodista vive de investigar y de informar. Pero bueno, digamos que viven de escribir, pero el copywriter no vive de escribir, no es un redactor de contenidos. Se ha mezclado mucho también esos dos conceptos, vendo servicios de copywriting y redacción de contenidos. Es que no es lo mismo.

No es lo mismo redactar para posicionar un artículo, para informar de cómo funciona una herramienta que para persuadir. Y ahí creo que se ha hecho muchísimo daño porque se sigue utilizando ese mensaje, y la razón para utilizar ese mensaje es muy obvia y muy sencilla de entender, y es que hay un montón de gente buscando una salida profesional y que no sabe muy bien qué hacer con su vida. Y es muy sencillo decirle a alguien, Oye, si quieres una profesión con futuro que está bien pagada, apúntate a este curso, aprende copywriting y vive de escribir. ¿Por qué se envía ese mensaje? Porque todo el mundo sabe escribir y a mucha gente le gusta escribir. Entonces se hace una asociación muy cómoda para el cliente. Es decir, si te gusta escribir, si quieres vivir de escribir, toma. Luego no tiene ni idea de cómo vender y por lo tanto, nunca lo van a hacer, salvo que aprendan, lógicamente. Pero si no aprendes a vender nunca vas a ser un buen copywriter, porque no vas a generar resultados para tus clientes ni para ti mismo si es que utilizas el copywriting para ti.

El mensaje no debería ser ese, el mensaje debería ser, si quieres vender más o si quieres ayudar a tus clientes a vender más, aprende copywriting. Pero claro, hay mucha gente que no le gusta la venta, se sienten incómodos con la venta, nos genera rechazo el término venta o todo lo relacionado con la venta. Eso funcionaría mucho peor a nivel comercial, generaría mucha más presión a la hora de vender un curso en el cual lo que vas a hacer es vender. Te vas a convertir en un vendedor, en un comercial, en un vendido, vas a ser cutre, vas a oler a Allspice [risas], sabes a lo que me refiero. Entonces ese mensaje creo que ha hecho mucho daño porque incautos o gente que no sabe ni un poquito de qué iba esto ha entrado ahí y se ha llevado el chasco de que esto no es lo que ellos esperaban, y de que luego no tienen clientes y que luego los clientes no les pagan más de X cantidades por una carta de venta. Claro, ¿cómo te van a pagar más de 300 o 600 euros por una carta de ventas si resulta que antes tenían un 1% de tasa de conversión y ahora vienen con 1,002%, o las has empeorado incluso? No tiene ningún sentido. El copywriter es verdaderamente valioso cuando consigue aumentar las conversiones en diferentes partes de un embudo de ventas. Ya sea para que la publicidad consiga más clics, para que la squeeze page, donde se deja el e-mail, tenga más conversiones o para que los emails o la carta de ventas se venda más, punto y se acabó. Y siempre la métrica que tomas como referencia para ver si un copywriter es bueno o no son las ventas, no que escriba muy bonito, con muchas metáforas o con un estilo impecable. Por eso te digo que a mi toda esa asociación de ‘’Vive de escribir’’ me parece que ha hecho muchísimo daño, ha engañado a mucha gente y se han sentido luego muy estafados en su idea de lo que iba a hacer esa profesión y lo que verdaderamente es. Por ahí va ese daño que se ha hecho en estos últimos años.

Michel Toumi: Una cosa que has dicho más de una vez es que se sobreentiende que un copywriter sabe escribir, no literariamente, pero que tiene ciertas habilidades de escritura. Luego tenemos una pata que es que sepa vender, que la acabas de resaltar. Luego hay otra que no siempre se visualiza, pero que es básica y que también has puesto el foco en ella, la parte de la investigación. De hecho, si hay una buena investigación, la redacción después es mucho más fácil y mucho más certera. Claro, exige un tiempo, y ese es un tiempo que hay que cobrarlo y que hay también que considerarlo a la hora de plantear un presupuesto para un cliente. La cantidad de horas que tienes que invertir, que no estás delante del teclado, pero que son necesarias para que luego lo que te pongas a escribir cumpla los objetivos que tú comentas.

Arturo García: Correcto. No recuerdo que copywriter era, me da rabia no acordarme de quién ha dicho cada cosa, soy muy malo para las citas. pero decía que el correo no se crea, no escribes de cero, sino que se ensambla, y eso es cierto. Una vez que tienes toda la investigación y tienes muy claros cuáles son los deseos velados, los puntos de dolor, cuál es el marco mental que tiene esa persona, cuál es la vieja y la nueva oportunidad en el mercado, cuando entiendes cuál es su idioma, sus objetivos, los beneficios del producto que estás vendiendo y los sabes presentar, ahí es cuando tú puedes hacer una pieza de copywriting rotunda, porque tocas todos los puntos. Por un lado le estás dejando caer que va a conseguir lo que esa persona quiere, estás limando toda la fricción con las objeciones que pueda tener, estás tirando abajo la vieja oportunidad que le podían presentar los otros actores del mercado y le estás mostrando los beneficios de tu propuesta para conseguir todo eso que verdaderamente quiere. Y esa pieza de contenido no te lo has sacado de la manga, no es inspiración divina, eso es la investigación. Y tener en una tabla todo ese contenido bien estructurado y sabiendo cómo vas a enlazar todas las historias, los ejemplos, o cómo vas a vincular un punto de dolor con un beneficio. Y todo eso se hace con una investigación muy profunda.

Para que te hagas una idea, yo ahora mismo con Cerdo Estratega tengo algún tracking del tiempo que dedica a todo eso, y tengo hecha una investigación que me ha llevado hasta hoy 72 horas. 72 horas en estos últimos tiempos para preparar los correos que voy a enviar y todo lo que van a ser los intentos para que la gente entre a mi academia a lo largo de este mes. Pero llevo dos años pensando en todo esto. Entonces, cuando veo que un copywriter que nunca ha trabajado con un nuevo cliente para un proyecto nuevo cobra 500€ o 600€ siendo generoso, porque la mayoría venden cartas de venta por 300 o 400,  a mí no me salen los números de ninguna manera. Yo no me imagino qué tiempo ni qué cariño le puede dejar una persona a esa carta de ventas por 400€. A 10€ la hora trabajada le dedicaría cuarenta horas. Eso es nada en comparación de lo que, por ejemplo, yo voy a dejar a mi proyecto. De ahí tienes que sacar además la redacción de esa carta de venta, las revisiones, etcétera. Es que a mí no me salen números de ninguna manera. Yo me imagino un copywriter cobrando esa cantidad de dinero y al final, ¿cuánto le puede dejar al proyecto? Diez, quince, veinte horas o perder dinero. Esa es otra posibilidad, una vez me ha dicho un copywriter que los copywriters que cobran 400€ nos hacen mucho daño porque la gente se piensa que no valemos, él se estaba esforzando mucho, por ejemplo, me estoy esforzando mucho.

Con esto digo, estás perdiendo dinero, no se puede cobrar 400€ por una carta de ventas. Una de dos: o no estás haciendo un buen trabajo porque no hay tiempo de hacer un buen trabajo o estás perdiendo pasta. Y es el mismo argumento con los diseñadores web. Los diseñadores dicen ‘’Es que necesito nuevos clientes’’, yo sé que sí, yo lo he hecho también, también he tirado mi tiempo o mis precios para conseguir mis primeros clientes. Sé perfectamente de lo que me estás hablando, pero no vas a poder vivir de esto a 400€ por web ni a 400€ la carta de ventas, que si tú ahora mismo eres consciente de que esto no es viable y que lo vas a hacer las primeras ocasiones perdiendo pasta tú mismo, pero que no puedes mantenerte ahí. El mercado es en los precios que se mueve. Y es que no es la excepción de los cuatro que están empezando, es que ves gente que tiene años de experiencia, copywriters con bastantes tablas y que lo han hecho por mucho tiempo y están cobrando esas cantidades. A mí me gustaría preguntarles cómo lo hacen o qué esperan de su vida, cuáles son los objetivos que tienen ellos a 400€ la carta de ventas.

Michel Toumi: Seguramente, como dices, dedicando poco tiempo a cada una de ellas. Si no, efectivamente las cifras no pueden salir.

Hablando de dedicación y de inversión, tú te has encontrado con muchos proyectos en los que el cliente tiene un presupuesto. Vamos a poner 1000€ para tener una página web, pero no contempla que hay otra serie de gastos necesarios en marketing, igual hay que hacer el copy, hay que traer tráfico, o en el mundo offline a lo mejor tienes que cambiar tus catálogos o asistir a una feria. ¿Debería el profesional del marketing que trabaja alguna de esas partes, un diseñador web o un copywriter, hacerle ver al cliente el bosque, no solamente querer vender el árbol?

Arturo García: Debería. ¿Lo hace? No, normalmente no. Hay gente que sí, yo conozco muchos diseñadores web y tengo muchos alumnos que les explican todo eso. Pero hay una contrapartida a ser honesto, muy profesional y decir de la verdad, pero cuando el diseñador web dice eso corre el riesgo de quedarse sin el cliente. Porque si el cliente se huele que va a tener que hacer una inversión mucho más grande y que va a tener que meter mucho más trabajo, puede ser que ya no quiera página web. Al final, por una cuestión de supervivencia, los profesionales lo que hacen es recomendar lo suyo, y si no queda paso para lo demás pues ya está. Lo cual es pan para hoy y hambre para mañana. En marketing digital hay muchas patas, tú puedes tener un copy excelente en una página de ventas, pero si no envías tráfico cualificado a esa página de ventas, ese copy no va a servir para nada. Con el trafficker lo mismo, puede ser un trafficker espectacular, pero si el copywriting que estás aplicando al producto es una porquería tampoco va a conseguir resultados. Al final la consecuencia siempre es la misma, el cliente no te va a volver a contratar porque va decir, He metido dinero ahí pero no ha funcionado.

Yo estoy de verdad hartito, pero hartito no de que esté harto verdaderamente, sino de haber escuchado cientos de veces clientes que me llegan y me dicen ‘’Probé campañas de Facebook, pero no funcionaron’’,  ‘’Contraté a un copywriter, pero no funcionó’’, ‘’Hicimos tal cosa pero no funcionó’’, Y claro, esto es un pool, en su conjunto tiene que funcionar y todo lo que has hecho ha sido coger una pieza. Le cambió las ruedas al coche, unas ruedas que son la leche, pero no tienes gasolina, el coche no va, da lo mismo que hayas cambiado de ruedas. Y pasa lo mismo en el marketing, tenemos un montón de piezas. La gente se pierde, no sabe cuáles son más importantes, cuáles son menos y van metiendo dinero unas cosas y en otras no según van leyendo, normalmente es a través de la información que van recibiendo, ‘’Me han dicho que es muy importante hacer email marketing’’ y hacen email marketing, y se pone a enviar unos correos que son bochornosos y que hacen más daño que beneficio. Luego dicen ‘’No, el email marketing no funciona’’, coño, es que si lo haces así claro que no funciona. Hay que hacer las cosas bien, hay que hacerlo en su conjunto.

Entonces, el profesional del marketing debería decirle, Mira, si vas a trabajar conmigo, por ejemplo, campañas, yo no hago copy, pero trabajo con este copy para que los resultados sean buenos. Si te puedes permitir pagar las dos cosas, perfecto, si no te lo puedes permitir, pues yo le recomiendo que no te metas. Eso es lo que yo considero que un profesional del marketing debería hacer. Yo he perdido infinidad de clientes por decirles, Mira, tú no necesitas una página web o la que tienes te vale, lo que necesitas es esto, esto y esto. Porque una página web, yo siempre se lo digo a los diseñadores, una página web por sí sola no te genera resultados de ninguna manera. Tú pones la página web y si no tiene tráfico, si no posiciona, si no envías publicidad, si no tiene buen copy, no la visita ni tu madre. De repente los primeros días tu madre y tu hermano porque se lo has dicho y luego ya ni eso.

¿Qué ocurre? necesitamos del resto de las patas del marketing para que una página web tenga sentido. Y ocurre lo mismo con el resto de disciplinas dentro del marketing digital, pero con la diferencia de que en el diseño web, ahora mismo tú le puedes montar un WordPress en una tarde aunque sea un poco chapucero. No te va a quedar una cosa espectacular, pero para enviar tráfico, para que se suscriban a tu lista, para empezar a poner un producto a la venta te sirve. No va a ser la mejor página del mundo, por supuesto, cuando quieras dar un salto de calidad vas a necesitar una página profesional, claro que sí. Pero para empezar, la página web no es el pilar fundamental en el cual yo metería el dinero porque te vas a quedar sin fondos para otras cosas y vas a tener la página muerta de risa. Pero eso la mayoría de la gente no te lo dice por una cuestión de supervivencia dicen ‘’A mí que me paguen lo mío y ya está’’,  pero que el que paga las consecuencias es el cliente.

Michel Toumi: Ahí también dices que deberías conocer, como profesional del marketing, las otras disciplinas dentro del marketing digital. Si eres diseñador, necesitas saber un poco de copy, un poco de SEO, un poco de lo que se necesite. Vas a poder entender mejor las necesidades del cliente y en su momento, quizá puede derivar a gente de la que pueda valorar si son buenos en lo suyo. O sea, que no sólo deberíamos aprender de lo nuestro, sino que dentro del marketing digital deberíamos abrirnos y estudiar para tener conocimiento mínimo de cada una de las disciplinas que confluyen al final, en lo que tú ofreces.

Arturo García: Me parece fundamental. Yo a mis diseñadores siempre les digo lo mismo, tú eres un diseñador, tu trabajo es hacer páginas web, pero tienes que conocer todo lo demás. Y si le puedes añadir un valor extra a tu cliente informándole de qué alternativas tiene o cómo puede mejorar a nivel estratégico, eso es un valor fundamental que no todos los diseñadores tienen y que a ti te va a poner inmediatamente en una posición de ventaja con respecto al resto.

En el caso de los copywriters, por ejemplo, a mí no me entra en la cabeza un copywriter que no sepa cómo funciona los embudos de venta, o que no sepa cómo hacer la publicidad en las diferentes redes sociales. Vale, que no tienes por qué hacer en todos los sitios, a lo mejor estás especializado en email marketing y no tocas otras cosas, pero tienes que saber que cuando tú haces email marketing, hay unas campañas que han enviado tráfico a una squeeze page, y que la gente te entra por ahí. Luego tienes que saber del producto, tienes que saber de cartas de venta y tienes que saber un poco cómo se mueve todo este mundillo. Tienes que saber de target, de segmentación, etc. Yo no me puedo imaginar en un ecosistema en el cual tenemos un montón de satélites orbitando alrededor de nuestra profesión y que no sepamos por lo menos cuáles son esos satélites. No te digo dominarlos, pero que hay que conocerlos, tienes que saber cómo interactúan.

Michel Toumi: Esta misma semana, pensando en los copywriters que recién empiezan, en tu lista dijiste que a lo mejor si empezases de cero como copywriter, no te pondrías a buscar clientes para venderles una página de ventas a 400€, sino que a lo mejor te pondrías a crear una web de afiliados o a vender cursos en Hotmart.

Arturo García: Sin duda alguna. Isra Bravo me lo ha dicho muchísimas veces cuando empezaba con estas ideas, me decía Joder tío, eres mejor copywriter que la mayoría de los que hay por allí. A mí me hacía sentir orgulloso, pero yo decía Mira, tío, yo no me veo como copywriter, no considero que sea copywriter, lo que considero es que utilizó el copywriting para mi propio beneficio, eso sí.

¿Qué ocurre? que yo no me imagino haciendo cartas de venta o haciendo investigación de mercado para un abogado o para un dentista, no me imagino porque no me interesa su negocio, entonces no quiero estar investigando 18.000 horas de mi vida, un modelo de negocio que a mí no me interesa, no me apetece o que es una profesión que ni frío ni calor. A mí lo que me interesa es que yo tengo una idea, quiero lanzar ese producto y me busco las vueltas para aplicar el copywriting y venderlo más, es decir, para mi propio negocio. Y en ese sentido soy muy egoísta, ¿pero por qué voy yo aprender copywriting y mejorar mis habilidades para ponerlas a disposición de otra persona y que sea esa persona la que, con el paso del tiempo, porque es la que recibe el tráfico, la que aumentan sus conversiones, gana no una vez, sino n veces gracias a mi trabajo? Yo he dedicado una serie de horas y va a ser él el que va a escalar ese trabajo entregado.

Para eso, ese trabajo lo vuelco en mi propio proyecto. Me da igual si es una página de afiliados, crear un producto propio, vender productos formativos de proceso en Hotmart o productos físicos de Amazon. Porque muchas veces el problema es que la gente dice, ‘’Es que necesito formarme’’, y empiezan con clientes. Pero si es que muchas veces el cliente te va a atar las manos, el cliente no te va a dejar hacer lo que tú quieres. ¿Quieres formarte, quieres experimentar? Lánzate por tu cuenta, monta lo que sea y experimenta lo que te dé la gana. Yo con mi página o mi proyecto a veces hago auténticas barbaridades, como por ejemplo, cerrar las puertas de la Academia para que no entre la gente. La gente dice, cómo cierras las puertas, tío, no vas a vender. Se llevan las manos a la cabeza. Pero es que no sabes lo que pasa antes de cerrar las puertas, esa es la información que vosotros no tenéis. Yo lo hago por una razón y luego ya echo números para ver si la cosa funciona o no funciona.

Este tipo de experimentos los hago con mi proyecto y luego se los traslado a mis alumnos, a mis clientes, lo pongo en marcha en consultorías, etcétera. Y así surgen nuevas ideas, maneras distintas de hacer las cosas y así voy aprendiendo y mejorando. Pero si estoy atado por un cliente y no me deja hacer el diseño que yo quiero, que tiene sus gustos, sus preferencias y no lo puedes sacar de ahí, realmente no estás desarrollando todo tu potencial. Encima, económicamente tampoco te está dando tanto dinero. Oye, que a lo mejor la página que has hecho de Amazon no te da un céntimo, pero has aprendido y has practicado. Vas viendo qué recursos utilizas, qué te da mejores o peores resultados.

Yo le decía a Isra que si yo un día me lanzo al copywriting, me voy a lanzar para vender mis propios productos o los productos de un tercero, pero como afiliado, pero no para trabajar la venta de servicios uno a uno en proyectos que a mí, como te digo, ni me va ni me viene.

Es más, si entrase en algún proyecto como copywriter me iría a comisión. Esa es otra cosa que los copywriters  tampoco se atreven a hacer y está muy bien, porque tú dices Oye, es un proyecto muy chulo, me parece que es un proyecto que tiene mucho potencial, yo no te voy a cobrar un fijo, te voy a cobrar un 3% de lo que facturemos durante un año, dos años o lo que sea que negocies. Si tiene mucho potencial ganamos todos, si no tiene potencial, pues no te metas ahí. Igualmente, si no tenía potencial tampoco deberías haberle vendido el servicio al cliente, porque eso quiere decir que hay otros problemas que tiene que resolver y te has metido ahí sabiendo que no vas a poder ayudar y has decidido coger una pasta fija sabiendo que no le vas a dar resultados o porque el producto que tienes una mierda, porque no tiene tráfico, porque no tiene lista o por lo que sea.

Así que si eres un copywriter valiente, lánzate por tu cuenta o ve a comisión, y así sólo vas a entrar en proyectos que verdaderamente tengan potencial. Para mí, esa es la mentalidad buena de copywriter, si quieres generar dinero y resultados, genéralos, demuestra tu valía generando resultados para ti, para otro, para quien sea. Desde luego no es mi filosofía, yo no me pongo a trabajar para una persona que ni me apetece el proyecto, ni veo que tiene potencial.

Michel Toumi: Has mencionado trabajar a comisión, que suena un poco a marciano para los copywriters, al menos en España. Sin embargo, hay muchas empresas que sí pagan comisiones por ventas a sus comerciales. El concepto de pagar comisión por venta no es tan ajeno al empresario.

Arturo García: En el mundo anglosajón a nivel de copywriting se ha hecho desde tiempos inmemoriales. En España ya hay muchas empresas que pagan por resultados, o al menos una parte. En el mundo de los comerciales es así, llevan una parte fija, si acaso, y luego una comisión por ventas. Por lo tanto, a mí me parece que nadie debería escandalizarse porque van a decir ‘’Eso es especulación, no sé qué’’. Yo como soy emprendedor y estoy en contra de que te paguen un dinero sí o sí, hagas lo que hagas, con independencia de la calidad de tu trabajo, considero que si eres un buen trabajador y generas beneficios para tu empresa, deberías de cobrar más, y sino generas beneficios para tu empresa, deberías estar en tu casa. Esa es mi opinión al respecto.

Entonces a mí no me molesta que se pague la comisión en base a los resultados. O que tú llegues a un acuerdo con un emprendedor y digas Oye, tú tienes aquí mucho potencial, lo que yo voy a poner en tus manos te va dar mucho dinero, pero para que yo me implique al cien por cien, en lugar de darme un fijo que no me motiva, ¿qué te parece si vamos a comisión? Si la cosa funciona para los dos, van a ganar los dos y si no funciona, pues os vais a fastidiar los dos, punto y se acabó.

Ojo, esto es muy distinto del trabajo especulativo tal y como plantea el cliente al diseñador o al copy. Al contrario, si te dice, Mira, estoy empezando y no tengo dinero, pero tengo un montón de ideas y cuando suba te voy a dar más trabajo y tal, quiero que ahora me lo hagas gratis o por cuatro perras o que te lleves una comisión. Pero una comisión de algo que no existe, que no tiene potencial, que no sabes dónde va a llegar. Eso es distinto, eso sí es un abuso. Ahora bien, que tú llegues a un tío que tiene un proyecto que tiene mucho potencial, que tú crees en él y que tú de iniciativa propia quieras entrar ahí, no te voy a decir como inversor, pero como parte implicada de ese proyecto, eso me parece estupendo. Me parece que te metes en una aventura nueva que no sabes por dónde te va a salir, a lo mejor puedes ganar mucho dinero con eso, mucho más que los 500€ por página de ventas que estás vendiendo por ahí.

Michel Toumi: Has mencionado antes tu servicio de mentoría, un servicio que realmente no lo estás ofreciendo como tal. No sé cómo surge, que en algún momento dado te pongas a hacer mentorías, ¿cómo lo paquetizas? ¿Cómo sabes cómo tienes que llevarla a cabo, cómo presupuestarlo? Porque no es un producto que ahora mismo estás ofreciendo o que hayas ofrecido alguna vez.

Arturo García: Lo que me voy dando cuenta es que lo raro es que venda algo, porque entre que tengo la academia cerrada, que no tengo redes sociales, que el producto de la mentoría tampoco lo vendo. Es curioso, ¿verdad?

Mira, la mentoría surge desde el cliente directamente, llega un cliente y te dice, Mira, Arturo, estamos en la academia, me gustan mucho los emails, pero yo necesito un uno a uno, es decir, estar con una persona que me diga exactamente qué tengo que hacer o que tengo esa idea de negocio y quiero que alguien me acompañe durante x tiempo y que me ayude a ponerlo en marcha, ¿me puedes ayudar con eso? Y si a mí me gusta el proyecto, vale, si no, no me meto.

La mentoría es un trabajo de lo más exigente a nivel mental y a nivel de energía, porque te metes en la cabeza del cliente, en su negocio e intentas ayudar uno a uno a esa persona. Tienes una carga de responsabilidad muy grande. Yo no me meto si no veo o bien que le puedo ayudar, o bien que me apetece ese proyecto. Si veo que me cuadra, si lo que creo que puede ayudar me apetece, aquí no hay paquetización que valga, porque cada cliente tiene un proyecto distinto en mente, unas necesidades, está en un punto determinado dentro de su evolución como emprendedor o como negocio, y a partir de ahí tienes que definir cuáles van a ser los siguientes pasos. De hecho, el primer mes yo siempre cobro más porque hago lo que llamó ‘’la inmersión’’ en el negocio del cliente, es un trabajo de entender, desenmarañar todo y ver en qué punto nos encontramos y si lo que en principio el cliente quería conseguir verdaderamente es factible. Si tenemos que hacer otras cosas antes entonces no hay paquetización ni en el precio, ni en las características ni en nada. Sí que sigo al menos las mismas rutinas, a veces más intensivo, a veces menos, luego una reunión cada quince días, le voy mandando ejercicios, trabajo y tareas para que vaya avanzando y luego vamos supervisando, controlando, corrigiendo todo eso. Y después, una vez que se ha lanzado el producto, si es el caso, hacemos un seguimiento de los resultados que ha conseguido y demás. Pero aquí ya depende de lo que pueda necesitar cada uno.

Michel Toumi: Crees en la mentoría porque tú también ha sido mentorizado, has buscado ayuda de un tercero. El caso más reciente es quien te ha ayudado a saber delegar, como dices tú, y encontrar un asistente virtual que está permitiendo montar todo lo que estamos hablando.

Arturo García: Correcto. Una de las cosas que me ha costado siempre más trabajo ha sido encontrar talento o gestionar talento. Creo que el culpable he sido yo, no le echo la culpa a nadie, pero simplemente yo no he sabido delegar. Contraté a una persona antes de verano que me ayudase en todo este proceso y fue un servicio uno a uno que a mí me vino genial. Hace poco lo he dicho los correos, ha sido la mejor inversión de todo este año, con mucha diferencia.

Creo que hay veces que está bien formarse, hay determinados momentos para formarte, para consumir libros, podcast, contenido gratuito, contenido de pago cada tanto, cada situación tiene su punto. Pero hay momentos donde necesitas una persona que te diga, Te doy la mano y vamos juntitos hasta aquí, te pego una colleja cuando haga falta y te doy un abrazo cuando lo necesites. Entonces, yo creo en este servicio como prestador del servicio y como consumidor. Tampoco he tenido muchos mentores, pero sí que cuando he querido ir muy rápido, tenía una urgencia o algo muy importante y, lógicamente, me lo podía permitir, porque son servicios mucho más caros que otro tipo de servicios, pues sí que lo he hecho. Me parece que hay momentos en los cuales es lo que necesitas, y si te lo puedes permitir, animo a la gente a que lo haga. No porque lo quiera vender, Michel [risas]. Porque ahora mismo tengo la agenda de mentoría cerrada porque es muy exigente a nivel mental y de tiempo. No digo esto para ver si la gente me contacta, lo digo porque si tienes ese tipo de necesidades, creo que es una muy buena inversión.

Michel Toumi: Además también te puede permitir conocer lo que pasa en la calle. Tú como mentor, porque en el momento en el que decides ya no hacer proyectos para clientes y dedicarte a una academia, como es tu caso, al cabo del tiempo no tienes ese contacto con la calle, cómo avanza el mercado y la tecnología. ¿Cómo te planteas estar siempre pegado a la realidad del momento para que tu formación siga teniendo la misma calidad que el día N+1 en el que dejaste de hacer proyectos para clientes?

Arturo García: La tecnología en un proyecto, por ejemplo, como Diseñadores Web pro, sí que te resientes. Yo noto que me oxido, eso es así. Pero contrato gente que se encarga más de ese soporte tecnológico en el área más técnica y además, estamos contratando profesores que son especialistas en cada una de las áreas que vamos tocando. Sin embargo, desde el punto de vista estratégico nunca me quedo oxidado porque continuamente estoy recibiendo feedback de respuestas a mi email diario. Soy el que da el soporte estratégico dentro de la Academia, por lo tanto, todas las dudas de mis alumnos las recibo yo. Cuando tengo esas consultorías, que son mucho más sencilla que las mentorías, normalmente de una hora u hora y media con un cliente, te plantea sus dudas y se resuelven y ya está.  Yo veo cómo respira el mercado, veo lo que necesitan, veo lo que están haciendo los competidores de mis diseñadores web, lo que están haciendo los copywriters en el momento… Entonces yo siempre estoy actualizado en ese sentido, siempre tengo un ojo puesto en el mercado y en realidad siempre estoy peleándome con el mercado. Lo que pasa es que simplemente no ejecuto el trabajo del día a día en la creación de una página web o en la redacción de contenido para clientes, por ejemplo.

Michel Toumi: Estamos llegando al final del programa, y ya sabes que en este podcast solemos plantearos una pregunta que nos ha dejado algún colega anterior. Hay una que encaja mucho con lo que estamos hablando y con tu doble faceta de formador y de alguien inquieto y no que para de formarse. La pregunta la dejó María Godoy y es, ¿Cómo logras el equilibrio entre estar informado, informarte en tu profesión y no acabar abrumado con todas las opciones que hay?

Arturo García: Creo que en cualquier profesión tienes que estar actualizado. Por lo tanto, vas a tener que informarte a menudo. Sin embargo, yo no me informo, por ejemplo, en redes sociales porque me distraen, entro a ver algo de la temática que me interese y acabo viendo las mejores jugadas de la NBA, los diez mejores regates de Ronaldinho o cómo baila Aitana el último baile en Tik Tok. Entonces, como soy de distracción fácil en ese sentido, pues no entro, evito la distracción y punto. ¿Cómo me mantengo informado? Acudiendo a las fuentes que verdaderamente me interesan. Si ahora tengo mucho interés en copywriting, pues me leo buenos libros de copywriting, consumo newsletter, aunque muy poquitas, de copys, vendedores o gente del marketing. También listas que no son del marketing, pero que me gusta ver cómo lo aplican, por ejemplo, Marina Díaz, que la has tenido de invitada, es una copywriter espectacular. Hace unas transiciones a venta que tú vas leyendo y cuando te quieres dar cuenta ya estás en el carrito. Porque te has leído el correo, no te has dado cuenta qué ha pasado, has hecho clic en el enlace y te pasa lo mismo con la página de venta. A mí me gusta leer esas newsletter porque veo cómo lo hace la gente y cojo ideas, me motiva, me inspira y  lo voy probando yo también.

Resumiendo la respuesta: soy muy selectivo con el contenido que consumo, y cuando veo que mi interés pasa a otro sitio, por ejemplo, que tengo que delegar, intento hacer lo mismo. Me leo un libro sobre el tema y a partir de ahí, digo Vale, esto lo tengo claro, eso tiene sentido, esto no, voy a ver si lo puedo hacer por mi cuenta, contrato a alguien, lo que sea. Pero siempre intento partir, generalmente, de un libro sobre la temática. Me gusta mucho más que ponerme a leer blogs. Porque ya sé lo que ocurre con los blogs, el que los traduce, copia y pega del habla inglesa. Gente que no tiene ni idea, y tú, como no eres experto en la materia, tampoco sabes identificar si tienen idea o no y das por ciertas ideas que luego, con el paso del tiempo, te das cuenta que no tenía ni pies ni cabeza. Además sé muy bien cómo funciona la captación de tráfico en internet y cómo utilizamos los clickbaits, intento no ir a blogs. A veces escucho podcast que me gustan mucho, como el tuyo, por ejemplo. Y ahí aprendo una barbaridad, porque tú haces preguntas inteligentes, los entrevistados dan respuestas inteligentes y de ahí se aprende muchísimo. Me gusta mucho aprender ahora mismo de la experiencia de otros profesionales, más que de contenidos teóricos que te puedes encontrar por ahí. Intento ser muy selectivo y después aplicar lo máximo que pueda para poder validarlo. No simplemente quedarme en que, Ah mira, eso lo ha hecho y funciona, sino que yo lo cojo y me lo llevo a mi proyecto. Si funciona, digo, pues guay, si no funciona, tal vez le ha funcionado a él, le doy sus pros, sus contras y voy sacando mis propias conclusiones. Es la dinámica que sigo yo.

Michel Toumi: Tú que te has formado mucho en copywriting, hace poco dijiste en tu lista que habías tenido una formación extra, por decirlo así, con un copywriter y que te ha ayudado mejorar aún más tu escritura, ¿fuiste a buscarlo tú porque detectabas alguna carencia que tenías, o pensabas que te podía permitir dar el salto que tú mismo has dicho que has conseguido?

Arturo García: Lo cierto es que yo no necesitaba esa formación en el sentido de que sintiese esa necesidad. Es una de las personas que sigo. Cuando estoy leyendo a una persona y me están entrando ganas de soltar la pasta, digo, Este tío lo hace bien. A veces no te das cuenta de por qué, pero dices, si me está entrando ganas de soltar la pasta, vamos bien, algo tendrá que enseñarme. Era en una disciplina en la cual yo he hecho mis pinitos en otras ocasiones con buenos resultados, y creía que podía dar un salto de calidad. Efectivamente, hice esa formación y eso me llevó a que en junio de este año tuviese el mejor mes de facturación de toda mi historia con mucha diferencia, te diría que casi el doble que lo que había hecho en el mejor mes previo. Y fue aplicando todo lo que aprendí en esa formación.

Michel Toumi: ¿La formación era uno a uno?

Arturo García: No, eran vídeos en directo con un grupo reducido, creo que éramos catorce personas. Al final, en realidad estábamos ahí en los directos seis o siete personas más o menos. Habían copywriters muy buenos ahí metidos. No estaba enfocado para gente que empieza, aunque había gente también que acaba de empezar, sino que ya había cierto nivel. Lo cual es muy interesante, porque esto demuestra que tú con tus propios contenidos, puedes ir seleccionando y filtrando a tus clientes. Es decir, si tú con tus propios contenidos vas dejando claro para quién es todo esto y vas generando deseo en las personas adecuadas, te encuentras con que no estás atrayendo a la gente más básica que está entrando ahora mismo y que no sabe mucho de este mundillo, sino que atraes a gente que ya tiene tablas y que quiere dar un salto más. Y esos servicios se pueden cobrar mucho más caros.

Michel Toumi: ¿Qué pregunta dejarías a los siguientes profesionales que vengan aquí?

Arturo García: A mi encantaría preguntarle, si pudiese, a todos los copys del mundo, les preguntaría lo mismo a todos y luego haría una recuperación de todas sus respuestas. Yo le diría, si te llegara un cliente que tiene estos tres activos: activo número uno, una lista de veinte mil personas que está bien trabajada y que es activa, el segundo activo, un buen producto de 1000€ con un alto margen de beneficio, y una buena marca personal que tenga reputación del sector. Es decir, que tenga una buena lista, un buen producto y tenga la autoridad. ¿Cuánto crees que valdría una secuencia, por ejemplo, de 20 emails más una carta de ventas que duplicara o triplicara sus tasas de conversión? Esa es la primera parte de la pregunta, ¿cuánto crees que valdría ese servicio? La segunda parte sería, ¿te atreverías a presupuestar esa cantidad? Una vez que tienes una cantidad en la cabeza, ¿te atreverías a presupuestarla?

Michel Toumi: ¿Qué intuyes que será la respuesta mayoritaria?

Arturo García: Yo lo que intuyo es que, como todos valoramos mucho nuestro trabajo, la gente diría pues 5000€ , 6000€  o 10000€ pensando que eso es mucho, porque claro, como normalmente cobro menos, 10000€ sería mucho dinero. Pero no creo que casi ningún copywriter presupuestase esa cantidad, presupuestaría la mitad o la tercera parte por miedo a perder al cliente. Porque en su cabeza 10000€ parece mucho dinero, a pesar de que ves que eso tiene un potencial impresionante.

Esto lo he vivido recientemente con un diseñador web que tenía que hacer una página impresionante de grande, una empresa potentísima y por sus cuentas les salían 15000€. Me llamaba y me decía, Arturo, es que me salen 15000€. Yo le digo, Bueno, poco me parece, y me dice, yo le iba a pedir 11000 y me parecía mucho porque 15000 no me lo va a dar. Y yo le digo, tienes que ver con quién estás hablando, lo que les vas a hacer y qué van a sacar de ahí. No puedes descontextualizar los 15000€ y decir es que es muchísimo dinero. Joder, es mucho dinero para ti porque cobras habitualmente 1500 por una página web, es diez veces más, pero otras empresas le van a presupuestar diez veces más de esos quince mil euros. Yo supongo que la mayoría de los copys no se atreverían a pedir lo que podría valer eso.

Yo te haría una cuenta, una regla de tres bastante rápida de cuánto se podría ganar con esto. Fíjate, si tú tienes veinte mil personas en tu lista y antes tenían una tasa de conversión del 1% y tú pasas a un 3%, que se puede perfectamente con esas condiciones, el 3% de veinte mil personas son seiscientos clientes con un producto de 1000€. Son 600000€ facturados. A lo mejor estaban con ese 1% haciendo 200000€, es decir, tú con tu trabajo de copy les puede pasar de 200000€ a 600000€. Y estoy seguro de que la mayoría de los copys pensarían que diez mil euros es mucho dinero cuando realidad podrías cobrar bastante más. Es la reflexión que yo hago de todo esto.

Michel Toumi: Vamos a ir cerrando. Y, como siempre, os pregunto a los invitados, ¿qué ha significado para vosotros ser copywriter (en tu caso es ponerte la gorra de copywriter, porque dices que no lo eres, aunque nos has demostrado que sabes mucho de la disciplina) y qué es lo que más te gusta de esta faceta?

Arturo García: Efectivamente, yo no soy copywriter, yo aplico el copywriting para ganar más dinero en mis proyectos. Para mí ponerme esa gorra y aprender copywriting ha supuesto un cambio de vida. Eso es lo que se suele decir habitualmente de tus sueños. No digo que ahora que esté por ahí paseándome con el Lamborghini y los dos niños atrás [risas]. No se trata de eso, pero sí es verdad que mis resultados y esto es algo he comentado alguna ocasión, pero yo he estado duplicando mi facturación, en 2020 dupliqué la facturación de 2019, y en 2021 creo que vamos a acabar el año duplicando la de 2020. Esto ha sido a raíz de aplicar el copywriting. Y es así de sencillo, porque yo tengo mis emails de cuando lancé en 2017 ese curso que te dije que había hecho 6000€ en una tarde que estaba tan contento, y ahora me da entre risa, vergüenza, nostalgia, ver lo que escribía. Si pudiera viajar al pasado ahora mismo, viajaría al 2012 y le diría Arturo del pasado, Mira, tío, aprende esto porque te vas a hinchar a ganar dinero con afiliados, vas a conseguir muchos más clientes y vas a conseguir mejores clientes. Y cuando lances tu producto, vas a venderlo dos, tres o cinco veces más de lo que lo vas a vender si sigues por el camino que estás llevando ahora mismo.

Para mí esa es la magia del copywriting, que verdaderamente siendo el mismo profesional, entregando un producto de la misma calidad, siendo igual de serio, no necesitas mejorar muchísimo más, simplemente mejorando el copywriting aumentas tus tasas de conversión en todo lo que hagas, y por tanto eso te da mucho dinero. Para mí es, sin duda alguna, la disciplina más rentable que se puede aprender no sólo en el marketing, sino como emprendedor. Incluso diría en la vida, porque el copywriting se basa en principios de persuasión. Y nos pasamos el día negociando, persuadiendo, intentando que los niños hagan caso, que nuestra pareja nos haga caso, para una entrevista de trabajo, coño, necesitas saber de persuasión.

Entonces, para mí, todo eso ha supuesto al copywriting un salto descomunal en mi negocio. Lo que más me gusta, te diría que para mí es la profesión perfecta, porque yo la veo como la intercepción perfecta entre comunicación, que es una cosa que  me gusta mucho, ventas que me gusta más todavía por el tema la pasta, y psicología. O sea, si tú pones en una gráfica psicología, comunicación y ventas, ahí en esa intersección es donde yo veo que está el copywriting. Son tres cosas que me encantan y disfruto mucho haciéndolo, la verdad.

Michel Toumi: Para la gente que quiera seguirte (antes de que aparezcas en una red social, ya veremos cuál será), ¿dónde te pueden encontrar?

Arturo García: Mi página web actual es arturogarcia.com. Ahí me pueden encontrar, pero no se van a poder suscribir ni nada por el estilo, porque como hemos hablado en la entrevista, está parada. Ahora todo el centro neurálgico de mi actividad va a girar en torno a Cerdo Estratega, así que cerdoestratega.com, ahí pueden suscribirse, ver los correos, si les gusta, es muy fácil apuntarse, exactamente igual de fácil que darse de baja, así que el que quiera, pues ya sabe.

Michel Toumi: Arturo, ha sido un verdadero placer tenerte aquí. Muchas gracias, mucha tinta y mucha suerte en todos tus proyectos.

Arturo García: Igualmente, Michel. Ha sido un gustazo enorme. Un abrazo.


Pregunta que deja Arturo para el siguiente invitado

«Si te llega un cliente con estos tres activos: una lista de 20.000 personas bien trabajada y activa, un buen producto de 1000 € con un alto margen de beneficio, y una buena y reputada marca personal (una buena lista, un buen producto y autoridad), ¿cuánto crees que valdría una secuencia, por ejemplo, de 20 emails más una carta de ventas que duplicara o triplicara sus tasas de conversión? ¿Te atreverías a presupuestar esa cantidad?».


No te pierdas ninguna entrevista

Estas han sido los últimas entradas en la sección Detrás del teclado:

Apúntate a mi lista para no perderte ninguna entrevista y escríbeme para sugerir nuevos invitados, preguntas que te gustaría escuchar o cualquier otro comentario sobre el programa 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *